Museo del Prado, un paseo con arte

Si hace poco os contábamos que Madrid bien merece la pena, si nos perdíamos por la Plaza de Oriente y el Palacio Real, hoy tenemos que llevaros sin dudarlo a la primera pinacoteca de España, y según muchos expertos, la primera del mundo. Si visitáis Madrid, ni se os ocurra dudar siquiera si ir o no a dar un paseo al Museo del Prado. Nosotros os adelantamos algo, y vosotros lo culmináis in situ. ¿Trato hecho?.

Museo del Prado

Entrada Principal

El Museo del Prado está instalado en un edificio neoclásico que proyectó Villanueva en 1785 como Museo de Historia Natural, aunque nunca llegó a desempeñar esa función. Isabel de Braganza, esposa de Fernando VII, inauguró el nuevo museo en 1819 con obras procedentes de las colecciones reales de las casas de Austria y Borbón. De las miles de obras que componen sus fondos ninguna procede de requisas o saqueos bélicos, hecho muy frecuente en otros grandes museos europeos.

El museo, tras la reciente ampliación del año pasado, está formado por varios edificios. En el Palacio de Villanueva se aloja la casi totalidad de los fondos. El nuevo edificio de Moneo, levantado en torno al claustro de los Jerónimos, alberga un auditorio y una sala de exposiciones. El Casón del Buen Retiro se destina a Centro de Estudios y el Salón de Reinos se convierte en un nuevo espacio expositivo.

A través de las distintas salas se puede realizar un paseo por la pintura universal que incluye obras maestras de la pintura románica española, como frescos de San Baudelio de Berlanga y de Maderuelo, pintura gótica como la de Nicolás Francés, estilo hispano-flamenco con las escuelas castellana de Fernando Gallego y catalana con Jaime Huguet, para continuar con los precursores del renacimiento como Pedro de Berruguete, renacimiento español con Juan de Juanes y Morales el Divino, pintura flamenca de los siglos XV, XVI y XVII con obras maestras de Van der Weyden y su Descendimiento, o El Carro de Heno y El Jardín de las Delicias del Bosco, o Las Tres Gracias y La Sagrada Familia de Rubens, entre otros.

Dos salas del extremo sur acogen los dibujos y grabados de Goya y sus pinturas negras. En los sótanos de este ala se expone el Tesoro del Delfín, una rica colección de orfebrería, escultura y piezas de arte decorativo. El museo expone también en lugar destacado una extensa y completa colección de la pintura italiana de los siglos XV al XVII. Entre ellas destaca la Anunciación de Fra Angelico, obras de Boticelli, Mantegna, Rafael, Correggio o Caravaggio. Sensiblemente menor es la representación de la pintura francesa, aún así es muy completa el número de obras pertenecientes a Tiziano, Tintoretto, Veronés o El Greco.

Sala Española de los Siglos de Oro

Sala Española de los Siglos de Oro

El espacio más relevante se concede a la pintura española del Siglo de Oro, que a finales de 1994, volvió a ocupar la galería central del museo, desde la puerta de Goya a la de Murillo. Se expone en ella la casi completa muestra de la obra de Velázquez, cuyo cuadro Las Meninas está considerada la joya de la pinacoteca, y obras señeras de Ribera, Zurbarán, Murillo y Goya, éste último representado por sus obras religiosas y retratos anteriores a 1800, además de la genial Familia de Carlos IV.

Son también notables las salas donde se exhiben pintores españoles del siglo XVIII, como Bayeu y Maella, y las secciones temáticas dedicadas a la obra de Goya, aparte de los cuadros situados en la galería central: cartones, tapices, temas religiosos y retratos, entre los que figuran las dos Majas.

En el edificio del Casón del Buen Retiro, construido como Salón de Baile del desaparecido Palacio Real del Buen Retiro, se expusieron desde 1979 las colecciones de pintura y escultura del siglo XIX pertenecientes al Museo del Prado. Pierde ahora esta condición para convertirse en Centro de Estudios del Museo. Otra de las dependencias de dicho palacio, el Salón de Reinos, antigua sede del Museo del Ejército, trasladado a Toledo, pasa también a formar parte del conjunto museístico del Prado. En el entorno del Casón se sitúan también el palacio que desde 1891 es la sede de la Real Academia Española de la Lengua, creada en 1713, y la Iglesia de San Jerónimo el Real, templo gótico de 1503 reformado en el siglo XIX.

Información adicional

El Museo del Prado abre sus puertas de martes a domingos y festivos, de 9.00 a 20.00 horas. Los días 24 de diciembre, 31 de diciembre y 6 de enero, abre sólo de 9.00 a 14.00 horas. El acceso se interrumpe 30 minutos antes del cierre, y el desalojo de las salas comienza 10 minutos antes del cierre. El Museo permanece cerrado todos los lunes, incluídos los lunes que sean festivos, el 25 de diciembre, el 1 de enero, el Viernes Santo y el 1 de mayo.

El precio de la entrada con venta anticipada es de 9 euros individual, y 7.50 euros para grupos entre 9 y 33 personas. Los niños menores de 6 años acceden de forma gratuita.

El precio de la entrada en las taquillas del Museo es de 6 euros, con reducción de 3 euros si acreditáis ser miembros de familia numerosa, o si tenéis el carné joven.

La entrada será gratuita de martes a sábados de 18.00 a 20.00 horas y todos los domingos de 17.00 a 20.00 horas. También será gratuita cualquier día y a cualquier hora si acreditáis ser menores de 18 años o mayores de 65, si estáis en desempleo o sois pensionistas entre 60 y 65 años, si sois estudiantes menores de 25 años, profesores o periodistas.

Hay ciertos días en los que el acceso es completamente gratuito para todo tipo de personas. Esos días son: 12 de octubre, fiesta nacional, 19 de noviembre, aniversario del Museo, 6 de diciembre, día de la Constitución, 2 de mayo, fiesta de la Comunidad de Madrid, y 18 de mayo, día Internacional de los Museos.

La venta anticipada de entradas se puede hacer en el teléfono 902 107 077 o a través de la página web del Museo www.museodelprado.es/index.php?id=49&L=0

Tags: , ,

Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top