Un paseo por Toledo, final del recorrido

En la primera parte de nuestro paseo por Toledo recorríamos las callejuelas más estrechas y los rincones más emblemáticos de la ciudad. Atravesábamos el Alcázar para llegar a la Plaza de la Catedral y contemplar la efigie monumental del impresionante templo mayor de la ciudad. Dentro de él nos perdíamos por su nave central y sus capillas y visitábamos la cripta y el museo diocesano. Ahora iniciamos la segunda parte de nuestra visita dejando atrás el misterio y el misticismo de la Catedral.

Campanario de Santo Tomé

Campanario de la Iglesia de Santo Tomé

La cuesta del Arco de Palacio se nos muestra a la salida del templo catedralicio. En medio de ella, la calle de la Trinidad alberga la Iglesia de San Marcos, que se ve bulliciosa ante el fluir de gentes que suben por la calle de Santo Tomé, una de las zonas más concurridas de la ciudad. Es en esta calle, en la iglesia del mismo nombre, donde se alberga una de las joyas de la ciudad, el cuadro de El Greco El entierro del Conde Orgaz. Pegado a esta iglesia se halla el Palacio de Fuensalida, hoy sede de la Presidencia de Castilla La Mancha.

Detrás del Palacio vemos el Taller del Moro donde visitaremos una preciosa colección de azulejos, jarrones, cofres y maderas decoradas. La cuesta que hay justo enfrente de Santo Tomé nos lleva a la Casa Museo de El Greco, que según nos cuentan a la entrada, es aquella en donde vivió el pintor hasta su muerte en 1585. En su interior se exponen obras del artista. Frente a la casa de El Greco se halla la Sinagoga del Tránsito, de 1360, la mayor sinagoga de España, transformada en templo cristiano en 1492 tras la expulsión de los judíos.

Bajaremos ahora la calle de los Reyes Católicos para acercarnos a la Sinagoga de Santa María la Blanca, del siglo XII, y el Monasterio e Iglesia de San Juan de los Reyes, construido por encargo de los Reyes Católicos en 1476 para conmemorar la victoria obtenida en Toro sobre las tropas portuguesas. Es sin duda uno de los mejores ejemplos de estilo isabelino, destacando sobre todo su claustro.

Puerta de Bisagra

Puerta de Bisagra

Cerca de aquí llegamos a la Plaza de las Carmelitas y la Iglesia de Santa Leocadia, del siglo VII ni más ni menos. No menos hermosa es la Iglesia de Santo Domingo el Antiguo, del siglo XVIII, que alberga en una de sus capillas la primera obra que pintó El Greco en Toledo, La Resurrección, así como la tumba del pintor. La sede de la Academia de Bellas Artes y Ciencias Históricas, en la Casa de Mesa, se halla a pocos pasos. Justo enfrente, la Iglesia de San Román, una de las más antiguas y bellas de Toledo. Destaca en su interior el Museo Visigodo y de los Concilios, donde se exponen importantes obras y tesoros visigodos.

Si el centro histórico de Toledo es para perderse en él y revivir historias y leyendas, los barrios que lo rodean también son de gran valor. Desde la Plaza de Zocodover llegamos a la Mezquita del Cristo de la Luz, del año 980. Frente a ella, la Puerta del Sol, que da paso a un grandioso monumento mudéjar, Santiago del Arrabal. Desde aquí, y atravesando la Puerta de Bisagra, encontramos un hermoso jardín que sirve de preámbulo al Hospital de Tavera, de 1603, donde se exponen obras de El Greco, Zurbarán y Ribera.

A partir de aquí continuaremos el sendero que nos marcan las murallas y los jardines, atravesando la Puerta del Cambrón y la de Alfonso VI. Así casi llegaremos a tocar las orillas hermosas del Tajo y el Baño de la Cava, un pequeño y antiguo puente de barcas, del que sólo quedan las ruinas. Hoy en día se levanta a su lado el Puente de San Martín. Si atravesamos el puente, y volvemos nuestra vista, tendremos una de las míticas panorámicas de la ciudad.

Un poco más allá se levanta la Ermita de la Virgen del Valle, y el Puente de Alcántara, que desemboca en la Puerta del mismo nombre. Allí nos pararemos a descansar y contemplar la hermosa vista que Toledo nos ofrece, con sus torres puntiagudas, el Alcázar sobre la colina y los tejados antiguos de la ciudad. Una hermosa vista en la que poder recordar los maravillosos monumentos que este lugar nos ofrece, la historia envuelta en sus callejuelas y el misterio de las noches toledanas.

Tags:

Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top