Un paseo por la Senda de los Elefantes

Calle Laurel de Logroño

Los más viejos del lugar le llaman ‘La senda de los elefantes’ y todos le conocen como ‘La Laurel’. Es la calle más demandada de Logroño y el lleno, cualquier día de la semana está asegurado. Es la calle de los pinchos y de los vinos, del tapeo, de las cañas y del picoteo. Es la mejor opción (aunque no necesariamente la más económica) para saber cómo viven los riojanos y conocerles en su faceta más divertida y festiva.

La excusa para acercarse hasta Logroño puede ser cualquiera. De hecho no es necesario y la calle Laurel es, en sí misma, un centro de peregrinación de cientos de turistas. Es el turismo gastronómico, pero a nivel popular. Y es que lejos de encontrarnos centros de alta cocina, museos gastronómicos o sedes de la llamada ‘novelle cocine’, en la calle que más bares por metro cuadrado tiene de España hallaremos la materia prima casi, casi en bruto.

Son poco más de 200 metros, pero podremos tardar horas en recorrerlos. En el camino (y en las calles transversales) nos encontraremos no menos de 50 bares y restaurantes. 50 centros consagrados al placer de la comida y a la promoción del vino de Rioja. Hay quien la compara con el Casco Antiguo de San Sebastián, con la plaza de Santa Ana de Madrid o con otros centros del tapeo nacional. La diferencia, además de la concentración de bares, está en las especialidades.

Cada bar está consagrado a una tapa. Una especialidad, única, con la que atrae al visitante. Champiñones, patatas bravas, pimientos, pinchos morunos, ‘cojonudos’, calamares…. y un largo etcétera funden sus aromas con los del vino para abrir el apetito y reclamar la presencia de cualquiera que se encuentre en la zona.

Calle Portales

El entorno de la calle Laurel, ubicada en el corazón del Casco Antiguo de Logroño y frontera natural de la ciudad vieja con la zona noble de la ciudad, merece evitar el atracón o, en caso de que sea inevitable, es el mejor escenario para comenzar a quemar calorías.

El Espolón, centro geográfico y uno de los pulmones de Logroño, y sus calles adyacentes nos permitirán descubrir el palacio del gobierno regional y recorrer buena parte de los antiguos muros de la ciudad (hoy reconvertidos en calles y que conservan su pasado en su nombre).

La zona de Bretón de los Herreros, con la Fuente de Murrieta y los vestigios de una de las puertas de la ciudad (esta en pie), nos permitirán acercarnos al pasado de una ciudad en un paseo que, necesariamente, ha de terminar por la bulliciosa calle Portales para llegar al Ayuntamiento viejo y a la catedral de la Redonda ubicada junto a la plaza del Mercado. Si la ruta es completa, habrá que volver a la Laurel para recuperar fuerzas…

Horario:
Cada bar tiene su horario de apertura. Lo normal es que estén abiertos a mediodía (hasta las 15.00 horas) y por la tarde-noche (desde las 20.00 horas hasta las 0.00 horas).

Qué comer:
Cada bar tiene su especialidad anunciada en la puerta pero las barras son completas y no falta de nada.

Tags:

Imprimir


También te interesará...

Sin comentarios

Comments RSS

  1. Celia dice:

    Buenas noches, he visto que conoces bien Logroño Logroño, y la semana que viene vamos a ir, y quisiéramos hacer la Senda de los Elefantes. Nos hospedaremos en el Hotel creo Ciudad de Granada, pero queremos ir a la calle del Laurel que suponemos está cerca, y sino no pasa nada, andando se va a todos los sitios. Lo que pasa, que estamos buscando por internet alguna guia en la que nos indique las tapas típicas y vinos típicos de cada bar y no la encontramos ¿ nos podrías orientar por favor de algunos de ellos o decirnos donde lo podemos encontrar? Es que también hemos mirado en Información y Turismo, y en donde pone que hay un folleto, sólo es la propaganda.

    ¿ Qué se suele pedir para cuatro personas? Dos tapas, tres……. de cada una……..

    Muchas gracias anticipadas

  2. Javier Gomez dice:

    Hola, Celia:

    Desgraciadamente LUis ya no escribe con nosotros y no te puede informar él directamente. Yo te puedo contar algo, porque he estado un par de veces por allí. Te puedo decir que yo fui a la “buena de Dios” como se suele decir. Eso sí, claro está, empecé por la calle del Laurel,y apúntate una más: la de San Juan. Andando de bar en bar, por suerte, como dice el post, todos tienen sus recomendaciones en la entrada.

    Hay tantos lugares en los que tapear que la verdad, ir con una guía… es que está todo exquisito, de modo que dónde más me llamaba la atención allá iba.

    Las tapas no son ni mucho menos como las de Andalucía: allí son más pinchos que otra cosa, pero vamos, sea como sea, todo depende del aguante. Más que lo que aguantes comiendo, es lo que aguantes bebiendo, porque claro, si te tomas una tapa en cada sitio, cada tapa irá acompañada de su vinito…

    Yo creo recordar que tomaba unas 5/6 tapas/pinchos la que tomé…

    En cuanto a tapas y sitios típicos, pues te digo unos cuantos (éstos me los chivan de la red, que tanta memoria no tengo)

    En El Soriano, los champiñones
    En el Pali, los espárragos rellenos
    En El Simpatía, los cojonudos de Javi
    En el Baco, las migas
    En el soldado de Tudelilla, los bocadillitos

    Pero ya te digo, mucho nombre, pero son pinchos…

    Bueno, un saludo

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top