Gijon, el encanto de los colores asturianos

Gijón

Asturias es un paraíso soñado donde el verde de la naturaleza y el azul del mar se funden en un paisaje idílico. Entre ambos colores se encuentra enclavada la ciudad de Gijón, la más poblada de Asturias con 265.000 habitantes. Hoy os acercamos a ella para que, en vuestras vacaciones, elijáis este destino, un lugar tranquilo, relajante y maravilloso.

La historia de Gijón comienza sobre todo a gestarse a partir de la época romana, aunque no será hasta la Edad Media cuando adquiera verdadera importancia. A partir de su puerto, en la época de los Reyes Católicos, Gijón se sitúa entre las principales ciudades del norte de España. Las fortificaciones defensivas fueron ampliándose, convirtiéndose en capital marítima de Asturias.

Nos situamos en el antiguo barrio de pescadores, en el cerro de Santa Catalina. A nuestro paso se nos abren un laberinto de callejuelas y plazoletas con restos romanos y casas palaciegas de gran belleza. En nuestro camino siempre iremos viendo al fondo la pradera de la Atalaya, desde donde podremos ver las mejores vistas del mar y la costa, así como la enorme escultura de Chillida el Elogio del Horizonte.

El centro neurálgico de la ciudad es su Plaza Mayor, con el edificio del Ayuntamiento. Es una plaza con bellos pórticos, desde donde llegaremos a la Plaza de Jovellanos y visitaremos la casa natal del escritor, hoy museo del mismo nombre, con sus recuerdos personales y una rica pinacoteca con obras de Goya, Coello y Murillo. A su derecha se halla la Capilla de los Remedios, donde se encuentra la tumba de Jovellanos.

Iglesia de San Pedro

La Iglesia de San Pedro parece “enfadada” con el mar

Frente a esta capilla nos encontraremos el Palacio Valdés y la Capilla del Ángel, antes de llegar a las termas romanas de la ciudad, del siglo I pero descubiertas en 1903. En la zona podemos visitar el Museo de las Termas Romanas. Desde allí nos atrae sin duda el paseo de la playa, desde la que vemos la Torre de los Jove-Hevia y la Capilla de San Lorenzo. Preciosa es la vista desde aquí de la Iglesia de San Pedro dando la espalda al mar, muy actual, de 1950. Desde ella podemos subir nuevamente a la Atalaya por la calle de las Cruces y ver el Convento de las Agustinas Recoletas.

Dentro del barrio pesquero hay una visita entrañable, la de la Capilla de la Soledad, lugar al que suelen acudir los pescadores antes y después de sus faenas. Cerca de allí está el Palacio de Revillagigedo, del siglo XVII, con torres de gran belleza. A su lado, la Iglesia de San Juan Bautista, conocida en Gijón como la Colegiata. En el centro de la plaza está situada la estatua de Don Pelayo con la mano alzada, haciendo frente a las torres modernas que asoman entre los edificios del siglo XIX.

Pasando por los Jardines de la Reina y la Capilla de la Trinidad llegamos al Museo Barjola, con obras de este pintor. Los Jardines de la Reina son el lugar más encantador para pasear en Gijón. En ellos visitaremos el Acuario, cerca de la Playa de Poniente y el puerto deportivo. Desde los jardines veremos el bullicio de la Plaza del Carmen y la Plaza del 6 de Agosto, ésta última en memoria de aquel día de 1811 en que Jovellanos regresó a su ciudad natal.

Desembocadura del rio Piles

Desembocadura del río Piles

Para terminar nuestra visita, nos acercaremos a la Playa de San Lorenzo y el Paseo de Rufo Rendueles con el Parque de Isabel la Católica. En ellos se encuentra el primer monumento dedicado al doctor Fleming y la desembocadura del río Piles.

En Gijón nos encontraremos con una de las lonjas de pescado más importantes del norte de España. Es por eso que el pescado es uno de los platos más suculentos de la ciudad, sobre todo las sardinas. También debemos probar las ventrescas de bonito, pues precisamente en Gijón fue el primer lugar de España en el que se sirvieron. Y todo ello regado con la magnífica sidra asturiana.

Para visitar Gijón nada mejor que en las fiestas patronales de la Virgen de Begoña a mediados de agosto. También en este mes se celebra la Feria de Muestras, con corridas de toros, festivales musicales, cabalgatas, etc. Durante la primera quincena de julio no hay que perderse la Semana Negra, con exposiciones, conferencias, debates, donde se dan cita importantes escritores. Y en la segunda quincena de noviembre la ciudad acoge el Festival Internacional de Cine de Gijón.

Cómo llegar

Podemos llegar a Gijón a través del Aeropuerto de Asturias, situado a unos 30 kilómetros de la ciudad por la autopista A-8.

También la empresa de autobuses ALSA conecta Gijón con las principales ciudades españolas y sobre todo, ofrecen el servicio para poder trasladarnos desde el aeropuerto a la estación de autobuses de Gijón en el centro de la ciudad.

Desde el aeropuerto hasta Gijón hay un trayecto de 30 minutos en autobús.

Lee también:

La ruta de la Sidra en Gijón

Tags: , , ,

Imprimir


También te interesará...

Sin comentarios

Comments RSS

  1. Yoki dice:

    Venid a Gijón, no os decepcionareis.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top