Cataluña y su pasado templario

Castillo de Gardeny

En la Edad Media, tras la primera cruzada, nació una de la órdenes religiosas que más líneas ha merecido a lo largo de la historia. Su doble carácter religioso y militar le confirió el visto bueno de las autoridades religiosas que avalaron su ‘santa’ idea de defender los Lugares Santos.

Pero no sólo Jerusalén y alrededores fueron testigos del paso de la Orden del Temple. Con la connivencia de la Santa Sede su expansión por toda Europa fue progresiva y en España muchas son las poblaciones que aún conservan algunas edificaciones de una de las órdenes más controvertidas de la historia.

Es el caso de Cataluña en dónde, en su afán de defender a los peregrinos en ruta hacia Tierra Santa, conquistaron varias ciudades de gran importancia estratégica como es el caso de Tortosa o Lleida, entre otras. Dueños y señores de la ciudad, recurrían a sus acaudaladas arcas para mostrar su potencial económico a base de construcciones consagradas a su fin. La ruta de los templarios en Cataluña transcurre entre Castell de Gardeny, Miravet y Tortosa.

La primera parada de la ruta se encuentra en Lleida. En una de las dos colinas que vigilan la ciudad se encuentra el Castillo de Gardeny, que en tiempos fue un complejo templario con varios edificios en torno a un patio central. Fue el tributo que pagó Ramon Berenguer a la orden después de que liberaran Lérida de los musulmanes. Es, sin duda, uno de los mejores vestigios de la arquitectura del Temple. Dominado por una espectacular torre-residencia, el recinto se completa con el templo de Santa María de Gardeny que acoge en su interior un Centro de Interpretación de la Orden.

Castillo de Miravet

La sangre derramada para la conquista del paso del Ebro en las proximidades de Tortosa hacen que el Castillo de Miravet sea una fortificación más propia de Tierra Santa que de la península. Y es que la gravosa conquista de la zona hizo pensar a los regidores de la orden que para evitar futuras incursiones musulmanas, la mejor defensa era un auténtico castillo templario. El resultado fue un magnífico e innovador castillo-convento, de auténtico espíritu cruzado inspirados en los ribats islámicos y las fortalezas sirias y bizantinas. El recinto soberano constituye el cuerpo principal y dispone sus dependencias alrededor de un patio central, en tres niveles, destinándose el inferior a los menesteres del mundo material (silos, bodega, horno, cocinas, refectorio…) y los superiores a los oficios que requiere el mundo “espiritual” (dormitorios, claustro y temple en honor a Santa María de Gracia).

Pero sin duda la visita adquiere una dimensión especial en Tortosa. En la desembocadura del Ebro, histórica frontera entre Al-Andalus y la Marca Superior, con periodos de dominio árabe hasta la reconquista por parte de Ramón Berenguer IV, se conserva el castillo de la Zauda que domina la ciudad.

Convertido hoy en Parador, la torre del homenaje ha sido completamente restaurada. Entre sus piedras, siglos atrás, se purgaron condenas antes de que, con el paso del tiempo, fuera modificado para hacer frente a las necesidades del momento. Tras el destrozo de la Guerra Civil, pasó a ser Parador Nacional.

Castillo de Tortosa

Son tres de los ejemplos más característicos, pero la lista es larga. La honda tradición cristiana de los reinos castellanos, y la constante lucha con los musulmanes hicieron de España uno de los lugares con más benefactores hacia la orden del Temple que acabó siendo repudiada y disuelta después de que Felipe V de Francia convenciera al Papa Clemente V de su carácter sacrílego y hereje. Un fin inesperado, como el de las mejores películas.

Visitas:

  • El Castillo de Gardeny puede ser visitado desde mayo de 2007, y en su interior se ha establecido un Centro de Interpretación de la Orden del Temple. Las visitas deben ser acordadas previamente con Turisme de Lleida, ya que los grupos de visitas no pueden ser de más de 25 personas.
  • El Castillo de Miravet, por su parte, se encuentra abierto al público y dispone de horario de visita y ticket de entrada. También de un servicio de audio-guía en diversos idiomas. Es posible concertar visitas guiadas por el conjunto monumental de Miravet.

Tags:

Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top