El Monasterio de San Lorenzo de El Escorial

Monasterio de San Lorenzo de El Escorial

Monasterio de San Lorenzo de El Escorial

El 10 de agosto de 1557, las tropas de Felipe II obtienen una importante y trabajada victoria ante los franceses en la Batalla de San Quintín (desde entonces hay un dicho que dice ante un suceso que se avecina: aquí se va a liar la de San Quintín). La alegría de la victoria provoca una inusitada exaltación de lo español a nuestro monarca. Su famosa frase “quiero elevar un palacio para Dios y una choza para el rey”, marca el inicio de las obras del Monasterio de San Lorenzo de El Escorial. Desde entonces, la pequeña aldea de El Escorial se convertirá, por los siglos venideros, en uno de los lugares más visitados y admirados de toda España, donde la historia se cruza en un maravilloso abrazo con el arte.

Historia del Monasterio de El Escorial

La primera idea de la construcción la fechamos en 1563 , proyecto que inicia Juan Bautista Toledo. La curiosidad hace que el arquitecto se le ocurra un monasterio en forma de parrilla invertida que recuerde el martirio en el que murió San Lorenzo, santo que se celebraba el día que las tropas de Felipe II derrotaron a los franceses. En 1567 se hace cargo de las obras Juan de Herrera, dándole al edificio su estructura definitiva, sentando las bases del estilo herreriano tan tradicional y majestuoso en este edificio.

De su aspecto exterior no podemos sino quedarnos con la maravillosa cúpula de 92 metros de altura y sus dos campanarios de 72 metros, que le dan al conjunto un realce de palacio de Dios, como quería Felipe II. El Monasterio consta ni más ni menos de 2000 estancias, 15 claustros, 16 patios, 9 torres y 88 fuentes. Un lugar para aburrirse, vaya… A través de la portada principal accedemos al Patio de los Reyes, adornado con 6 colosales estatuas de los monarcas de Judea situadas sobre los arcos de entrada a la basílica.

La basílica es majestuosa. Como ya os hemos dicho en más de una ocasión, situaros en la puerta de entrada y contemplad el magnífico conjunto unos minutos. Veréis, a 17 metros por encima vuestra, la magnífica cúpula que corona la nave central. A los lados, los frescos de Jordán, Luchetto y Lucas Cambiasso. 43 altares en total tiene esta basílica, con obras tan importantes como un precioso crucifijo de Cellini, o la capilla mayor, con esculturas de Carlos V y Felipe II. La sacristía es otra sala que no debéis de dejaros, con impresionantes cuadros flamencos y españoles.

Panteón Real

Panteón Real

Justo bajo la capilla mayor se encuentra el famoso Panteón Real en forma de cripta circular. A su alrededor se hallan los sarcófagos de mármol negro que contienen los restos de los reyes de España a partir de Carlos I y de las reinas que fueron madres de reyes. En el Panteón de los Infantes se hallan los sepulcros de las reinas que no tuvieron descendencia real y los infantes. Allí descansan los restos por ejemplo de Don Juan de Austria.

Desde allí accedemos a la biblioteca, una de las salas más bellas y quizás menos conocidas del recinto. Allí se conservan unos 7000 manuscritos árabes, griegos, hebreos y latinos, además de 40.000 libros impresos y códices de grandísimo valor. Anexo al Monasterio se sitúa el Palacio de los Austrias. Felipe II quería que el Monasterio también fuese lugar de residencia de los reyes. El dormitorio de Felipe II, donde precisamente murió el monarca en 1598, comunica con el altar mayor para que el rey pudiera seguir los oficios religiosos desde la cama.

A su lado se halla el Palacio de los Borbones del siglo XVIII. Este Palacio está mucho más decorado que el anterior, destacando el barroco de su estilo. Desde allí accedemos al Museo de Pinturas, donde podéis admirar obras de El Bosco, Durero, Veronés, Rubens Tiziano, Ribera, Velázquez, etc… Y si queréis tener una maravillosa vista de todo el conjunto del Monasterio, acercaros a la llamada Silla de Felipe II, situada a 3 kilómetros del Monasterio. No en vano, estaréis en el mismo lugar en el que Felipe II se sentaba para contemplar y seguir el transcurso de las obras del Monasterio.

Cómo llegar al Escorial

  • El Monasterio de El Escorial está situado a 57 kilómetros de Madrid, en dirección a Ávila y Segovia.
  • En autobús podéis llegar a El Escorial en la línea 661, que hace el recorrido Madrid – El Escorial. Tiene su salida desde Moncloa y llega justo hasta el Monasterio, y en la línea 664.
  • En tren también podéis llegar al Monasterio desde Atocha o Chamartín, con la línea C8A. Desde Atocha se tarda una hora y diez minutos y 50 minutos desde Chamartín.

Horarios y precios de entrada al Monasterio

  • Horarios:
    • De octubre a marzo: de 10 a 18 h.
    • De abril a septiembre: de 10 a 20 h.
  • Precios:
    • Tarifa básica: 10 €

Lee también sobre:

Tags: , , ,

Imprimir


Sin comentarios

Comments RSS

  1. aurelio oller ortega dice:

    La llamada Silla d Felipe II es tan de Felipe II como mía. En primer lugar es absurdo que no tuviese un sitio más lejano para controlar la obra. En el “asiento” central y en el derecho (viendola de frente) se pude ver, aún semi-borradas por el tiempo, las señales del puntero SM CIII, es decir, Su Majestad Carlos III. Esta leyenda, como otras, es parecida a la del “ladrillo de oro”, puerta de bronce dorado que cierra una hornacina horadada en la aguja del Cimborrio y que albergaba una reliquia como defensa para los rayos. Hay otras dos iguales, en la torre del reloj y en el campanario que son visibles desde las fachadas sur y norte.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top