Girona, Ruinas de Empuries

Empúries 

Estamos sobre un terreno por el que han pasado, uno a uno, tres mil años de historia. Desde siempre, no han dejado de producirse descubrimientos arqueológicos sumamente importantes. El yacimiento de Empúries, en el precioso y singular golfo de Rosas, es uno de los más interesantes de toda España, y casi diríamos que de Europa.

El término Empúries significa mercado, lo que lógicamente nos lleva a pensar que, 600 años antes de Cristo, los inicios de esta población fueron comerciales. Hasta el siglo III a.C, Empúries era una de las polis griegas más importantes del occidente. La ocupación romana, que en un principio llegaron como aliados de los griegos, terminó durante el reinado de Augusto, cuando la ciudad griega y romana se unifican bajo el imperio.

Pero, en torno a los siglos II y III, la decadencia de la ciudad se acentúa. En el siglo IX, Empúries fue saqueada e incendiada por piratas normandos, quedando ya completamente abandonada. Hoy en día los restos del yacimiento se conservan junto a la l’Escala, la pequeña ciudad de la provincia de Girona.

Empúries fue fundada a mediados del siglo VI a.C por los fócidos, en un islote que hoy está unido a tierra firme y que Estrabón denominó Palaiapolis, ciudad vieja. El conjunto se divide en tres partes principales: la Neapolis, la ciudad romana y la Palaiapolis. Esta última se encuentra bajo la ciudad medieval que conforma Sant Martí de Empuries.

Espigón griego

La Neapolis o ciudad nueva ocupa la parte central del recinto arqueológico. En su parte inferior se hallan los restos de la antigua población griega. Aquí podéis visitar los restos del ágora, la plaza pública, y de la stoa, un largo paseo porticado destinado a la conversación. También podemos visitar varios templos, entre ellos los dedicados a Asklepios, dios griego de la medicina, y el de Zeus Serapis.

La Ciudad Romana se sitúa sobre el cerro que domina la Neapolis y se formó durante la época de César. En ella destaca sobre todo los restos de un anfiteatro, partes de la muralla, la palestra o gimnasio público y algunas calles, así como una villa patricia en cuyo interior se pueden contemplar los mosaicos que la adornaban.

Información práctica

Las excavaciones se encuentran a dos kilómetros del pueblo de l’Escala, y a 500 metros de la villa de Sant Martí de Empúries. Desde ambas poblaciones se puede acceder al recinto a través de un paseo peatonal inaugurado en 1992, con motivo de la llegada de la antorcha olímpica. Vale la pena hacer este pequeño paseo, desde el cual se pueden contemplar las hermosas playas de Sant Martí.

Si preferís hacer el trayecto en coche habréis de buscar y seguir la indicación Ruinas de Empúries con atención, porque la señalización resulta un tanto precaria y muchos de los visitantes se pasan de largo el yacimiento.

Una visita al recinto se puede realizar perfectamente en una hora y cuarto más o menos, aunque no obstante, se puede considerar la posibilidad de alargar la estancia un poco más. El horario de visitas es de 10.00 a 20.00 horas, y el precio de la entrada es de 2,40 euros.

Tags:

Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top