Sevilla, el Barrio de Triana

Barrio de Triana

Junto al Barrio de Santa Cruz, Triana es uno de los barrios más emblemáticos de Sevilla, sino el que más. Estar al otro lado del río Guadalquivir tiene su propia identidad. Barrio de calles empedradas, estrechas y sinuosas callejuelas, quizás menos visitadas por los turistas que Santa Cruz. Triana lleva el nombre del emperador romano Trajano, que nació en la cercana Itálica.

Triana es también el culto al azulejo sevillano. Cualquiera de los que veáis adornando las iglesias, los hoteles, los bares o las casas particulares de la ciudad, se han hecho aquí en Triana. La industria se remonta a la época de los romanos, utilizando la arcilla de La Cartuja, al norte de Triana. Innumerables artistas, toreros y cantaores de flamenco, tanto del pasado como del presente, han nacido aquí. Sin duda, Triana es el corazón espiritual del flamenco.

Sus casas antiguas, los patios de vecino, el cante, el baile, el embrujo de Sevilla. El barrio también tiene un espíritu religioso fundamental, con una inmensa devoción a sus vírgenes trianeras, que salen en procesión durante la Semana Santa sevillana.

La Calle Betis, que sigue el curso del río, tiene espectaculares vistas de la ciudad, especialmente de la Torre del Oro, la Plaza de Toros y la Giralda. Su línea de casas del siglo XVIII, vista desde el otro lado del río, es preciosa. En el barrio, muchas de las casas muestran preciosos balcones adornados con flores. En verano, gran parte de la ciudad se traslada a la vida nocturna de la Calle Betis.

El Puente de Triana

Triana es profundamente religiosa. Junto con la Virgen de la Macarena, la reina de Sevilla es la Esperanza de Triana. Podéis visitarla en la Capilla de los Marineros, en la calle Pureza, y durante la Semana Santa. Su Hermandad es una de las más antiguas de la ciudad, datando de 1418. Asimismo, Triana es punto fundamental del Rocío sevillano.

La mejor forma de llegar a Triana es a través del Puente de Isabel II, conocido en Sevilla como el Puente de Triana. A la derecha se encuentra el mercado del barrio, ideal para comprar las especialidades locales. Está construido en la antigua cárcel de San Jorge, residencia de la Inquisición. Dejando el puente llegamos a la Plaza del Altozano, lugar tradicional donde se reunían los cantaores flamencos en el siglo XIX.

Hay varias iglesias que vale la pena visitar en Triana, sobre todo alrededor de la calle Betis. La más famosa de todas ellas es la de Nuestra Señora de la O, o también visitar y ver la impresionante talla del Cristo crucificado al que popularmente se conoce como el Cachorro de Sevilla, en la Capilla del Patrocinio. También debéis acercaros a la Iglesia de Santa Ana, la más antigua de Triana, que data de 1276. Fue construida por Alfonso X en agradecimiento después de haberse curado de una enfermedad del ojo. Según cuenta la leyenda popular, aquí es donde los flamencos bautizan a sus hijos para trasladarles el talento y el duende.

Al norte de Triana se halla la Isla de la Cartuja, lugar donde se celebró la Exposición Universal de 1992. Hoy muchas empresas se han instalado aquí, además de albergar el parque temático de Isla Mágica.

También encontraréis el Monasterio de Santa María de las Cuevas, conocido popularmente como de la Cartuja, del siglo XV. Aquí fue donde Cristóbal Colón planificó sus viajes a América, y por esta razón fue elegido este lugar para celebrar la Expo’92. Aquí podéis ver una réplica de la Nao Victoria y del velero de Magallanes.

Tags:

Imprimir


También te interesará...

Sin comentarios

Comments RSS

  1. Roberto dice:

    Os equivocais, el cachorro esta en la iglesia del patrocinio , no de laO la O es otra hermandad diferente , ademas la Hermandad de la Esperanza no s de 1418 , de 1418 es la de las 3 caidas que luego se fusiono con la de la esperanza.

    Ademas la reina de triana es La Etrella

  2. Javier Gomez dice:

    Hola Roberto:

    Gracias por la apreciación en cuanto a la iglesia del Cachorro. Ya está arreglado.

    En cuanto a lo de la fecha, he visitado la página web de la propia cofradía para asegurarme, y mira lo que reza en ella: “La Hermandad de Nuestra Señora de la Esperanza se fundó en 1418 en la Parroquia de Santa Ana, donde se hallaba en 1523. En el siglo XVII se inicia una época de gran esplendor…”

    Un saludo.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top