Girona, la muralla catalana

Girona

Girona, al noroeste de España, en la Costa Brava y cerca  de la frontera francesa, es una bella ciudad donde conseguiréis apreciar la sensación real de la historia a través de sus calles. Es una ciudad amurallada que se remonta a la época romana, con el casco antiguo dentro de los muros de la misma. Hay un conocido tramo de casas construidas en el siglo XIX, que componen la parte de la muralla destruida por los franceses en 1807, mientras que la ciudad fue sitiada.

La provincia de Gerona es espectacular. La parte de la Costa Brava es sencillamente impresionante. Las pequeñas calas y playas naturales, rodeadas de salientes rocosos y montañas cubiertas de pinos y otro tipo de vegetación son características de este litoral. Hay además una serie de pueblos encantadores , pueblos de pescadores donde poder relajarse, disfrutar de un ambiente tranquilo y comer estupendamente.

La parte sur de la provincia está compuesta de pueblos de montaña, muy tranquilos, donde en invierno es muy popular la práctica del esquí. También se pueden visitar las iglesias románicas y la gran cantidad de monasterios que hay, como los de Puigcerdá, Ripio y Sant Joan de les Abadesas.

La ciudad de Gerona es fácil de recorrer a pie, ya que no es demasiado grande. Podríamos comenzar en el extremo norte de la ciudad, donde comienza la muralla romana, lugar que se denomina el Paseo Arqueológico. En algunos tramos aún se pueden ver los restos de una calzada romana, construida para conectar Roma con Tarragona.

Si continuamos un poco más allá podemos llegar al casco antiguo, donde visitaremos sus iglesias, los baños árabes, la Catedral, sus museos y, por último, el antiguo barrio judío. Una vez fuera del casco antiguo podéis daros un paseo por la Rambla de la Libertad, una calle donde se puede encontrar todo tipo de tiendas, boutiques, restaurantes y cafés de moda.

Girona desde la muralla

La Catedral de Gerona pertenece a los siglos XII y XIII, de estilo gótico, excepto la fachada occidental, propia del barroco catalán. Debéis visitar sobre todo un trono de mármol en su interior, que según cuenta la leyenda, fue de Carlomagno, construido cuando sus tropas se hicieron cargo de la ciudad en el 785. Asimismo un tapiz del siglo XI y XII que se llama La Creación.

Otras iglesias importantes que debéis visitar en la ciudad es Sant Pere de Galligants, sobre todo la nave y el campanario, hoy sede del Museo Arqueológico. También la Iglesia de Sant Feliu, del siglo XIV, construida sobre la tumba de los patronos de la ciudad. O la Iglesia de San Felix y San Narciso, donde se conservan ocho sarcófagos romanos en la cripta.

Museos interesantes de Gerona es el Museo Histórico, situado en un antiguo convento del siglo XVIII, o el Museo de Arte, en un antiguo palacio episcopal, donde se albergan una de las colecciones de arte más importantes de Cataluña. Visitar también, cómo no, los baños árabes de la ciudad, restaurados para que puedan ser visitados.

Gastronomía

La provincia de Girona produce una cocina maravillosa. Una característica es la mezcla del interior con la costa, como el pollo con langosta. El pescado y el marisco también son excelentes, como la gamba roja de Palamós. También os recomiendo la carne, como el cordero, el pato y el pollo. Por último no olvidaros de probar las setas silvestres y los diferentes quesos de la provincia.

Cómo llegar

Para llegar a Gerona podemos utilizar cualquier medio de locomoción. El aeropuerto de la ciudad se halla a sólo 10 kilómetros, en la salida 8 de la autopista AP-7. El aeropuerto de Barcelona se encuentra a 110 kilómetros, tomando la Ronda Litoral y la autopista AP-7.

Tags:

Imprimir


También te interesará...

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top