Vacaciones de invierno en Sierra Nevada

Sierra Nevada

Con el cambio tan brusco de temperatura que hemos tenido en los últimos días, seguro que más de uno ya le estáis poniendo color a la cosa, y ya estáis pensando en vuestro próximo destino. No hay que ser muy listo para pensar que Sierra Nevada podría ser perfectamente uno de esos maravillosos rincones de invierno que pueden entrar en vuestra lista de prioridades.

Y es que Sierra Nevada, en la provincia de Granada, tiene la amplia mayoría de las pistas de esquí de Europa del sur. Quizás sea la más conocida y la mejor equipada de todas las estaciones de esquí españolas, con más de 48 pistas que cubren un total de 70 kilómetros. Es uno de los pocos lugares en los que poder esquiar por la mañana, y por ejemplo, jugar al golf al mediodía, para luego relajarnos cerca de alguna de las playas del Mediterráneo.

La estación de esquí se encuentra a 32 kilómetros al sureste de Granada, a la que podéis llegar gracias a su aeropuerto internacional. También tenemos la posibilidad del aeropuerto internacional de Málaga, a 160 kilómetros de las pistas. Se llega hasta la estación a través de un camino de montaña empinado y sinuoso, que puede resultar peligroso si se encuentra helado. En la temporada alta suele haber mucho tráfico en la parte superior de la carretera.

Si llegamos por la mañana temprano tendremos la suerte de encontrar aparcamiento en la zona de la carretera que conduce hasta la aldea de Pradollano. De lo contrario, tendremos que hacer uso del aparcamiento subterráneo con capacidad para 2800 vehículos, aunque es un poco caro si hacéis una estancia larga.

Pradollano

La estación ofrece pistas para todos los niveles, desde principiantes hasta expertos esquiadores. Aquí se puede esquiar durante cinco meses al año gracias a los 320 cañones de nieve capaces de producir cerca de 2000 metros cúbicos de nieve por hora. Hay cuatro pistas para principiantes de color verde, 21 pistas azules, 23 rojas y 4 negras. Los expertos pueden disfrutar de unas sensacionales pistas de esquí, con fabulosas vistas al Mediterráneo, e incluso, en los días claros, la costa de Marruecos.

Los 20 ascensores constan de dos telecabinas, 13 telesillas, una cinta transportadora y una cuerda de arrastre. Hay varias escuelas de esquí en la estación que ofrecen clases para grupos y a cualquier nivel. Los amantes del snowboard también están de suerte en Sierra Nevada con un parque preparado exclusivamente para saltos. Hay largas pistas para poder practicar después de los saltos.

En la aldea de Pradollano hay cuatro restaurantes que proporcionan comida rápida, bebidas y un servicio de comidas a la carta. También dispone de tiendas, y cuando cae la tarde, los bares y clubes ofrecen una animada vida nocturna.

Hay una buena variedad de alojamiento en el pueblo. Desde lujosos hoteles, con instalaciones de primera clase hasta hostales más baratos de estilo alpino, sin servicio de comidas. Si lleváis vuestro coche, quedaros en alguno de los que se encuentran en la carretera de montaña que conduce hasta la estación. Están menos hacinados que los demás, y sobre todo, son más baratos que los de Pradollano.

Durante vuestra estancia en Sierra Nevada, deberíais sacar un poco de tiempo y aprovechar para visitar la Alhambra, el legado más espectacular de los musulmanes, una de las principales atracciones turístas en España. Asimismo, acercaros a las Alpujarras, en la ladera sur de la Sierra, una región espectacular. Sierra Nevada y vosotros os lo merecéis, ya lo sabéis.

Tags:

Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top