Vida nocturna en Salamanca

Plaza Mayor de Salamanca

Salamanca es un destino muy cultural, un agradable paseo histórico de un interés especial, y que por nada del mundo debéis perderos. Lo que yo no pensaba era que tuviera una vida nocturna tan animada. Claro, luego, al pensarlo bien, tenía su lógica. Al ser una ciudad con un gran índice de estudiantes universitarios, el ocio y la diversión están asegurados.

Realmente se puede cubrir a pie toda la ciudad con suma facilidad, y en sus calles encontraremos de todo, desde restaurantes a bares de tapas tradicionales, así como locales, cientos de cafeterías, bares y pubs para elegir, algunos de ellos abiertos hasta las 06.00 de la madrugada.

El mejor lugar para empezar la tarde noche es la magnífica Plaza Mayor, uno de los conjuntos monumentales más impresionantes de España. Si estáis de visita durante el verano, podéis sentaros a tomar una copa y unas tapas, o entrar en algunos de los locales musicales que hay en esta parte de la ciudad. Después de las 22.00 horas es muy común ver a los estudiantes sentados en los bares y los restaurantes. Para saber cuáles son los más baratos, nada mejor que seguir, sin que os vean, a algún grupo de estudiantes, o bien preguntarles directamente.

Tampoco será de extrañar ver alguna tuna por las callejuelas del centro histórico de Salamanca, ataviados con sus trajes típicos, sus guitarras, laúdes y panderetas. Esta costumbre viene desde la época en la que los estudiantes pobres que se alojaban en los monasterios iban cantando para sacarse un dinerillo por las calles.

Centro de Salamanca

La mejor manera para pasar la noche en Salamanca, a mi juicio, es irnos de tapas o ir de pinchos, como se conoce por aquí. Los pinchos son los aperitivos que en ocasiones se ofrecen gratis acompañados de una bebida. Muchos de estos pinchos llevan chorizo, tortilla española, queso manchego o aceitunas con anchoas.

Si preferimos ir de restaurante, Salamanca tiene una oferta muy variada. Mexicanos, chinos, italianos, de todo. También, cómo no, las especialidades regionales, como cochinillo asado, la chafaina o chorizo con arroz, y el famoso hornazo, un pastel de carne que lleva chorizo, jamón, huevo duro y a veces pollo. Como era de esperar, en una ciudad universitaria también hay muchos establecimientos de comida rápida, pizzerías y locales para comprar bocadillos.

Para bien entrada la noche nos pasamos por la rúa Antigua e Irish Rover, o bien a la discoteca Morgana en la calle Iscar Peira, una de las más conocidas, junto con Camelot, en la calle Bordadores, donde la música tecno suena hasta bien entrada la madrugada.

Así pues no os perdáis la noche en Salamanca. Un paseo a la caída de la tarde por el centro de la ciudad, además de contemplar la belleza medieval de sus calles, nos invitará a pasar una noche de lo más animada. Disfrutadla.

Tags:

Imprimir


También te interesará...

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top