El Monasterio de Piedra en Zaragoza

Monasterio de Piedra

Hay mucha gente que al visitar el Monasterio de Piedra, en la provincia de Zaragoza, tiene la costumbre de adentrarse en el paraje natural de las cascadas, sin atender a las instalaciones monacales del recinto. Está claro que es un paisaje insólito, digno de ver y que os sorprenderá enormemente, pero también tenemos que tener en cuenta la maravillosa presencia del propio monasterio.

Historia del Monasterio de Piedra

Este Monasterio se fundó en 1195, fecha en la que el rey aragonés Alfonso II apoyó el asentamiento de una docena de monjes procedentes de Poblet. Con los diezmos y tributos que los reyes concedieron al recinto, en el siglo XIII el Monasterio de Piedra era uno de los más ricos, poderosos e influyentes de Aragón.

A raíz de la desamortización de 1835, el monasterio fue abandonado y sus bienes adquiridos por particulares. Yo os aconsejaría visitar primero las estancias de los monjes, para así acercarnos a la historia del lugar, que luego se realzará con las cascadas del recinto.

Antiguamente se accedía al Monasterio de Piedra a través de la Torre del Homenaje, el torreón abierto en la muralla que rodea al monasterio desde 1600. Dentro del recinto nos encontraremos con el Palacio Abacial, con una fachada realmente curiosa, al estar sus columnas y apilados un tanto desordenados. Si lo atravesamos llegaremos hasta la iglesia del monasterio, de carácter románico, aunque desgraciadamente bastante dañada.

Las partes más antiguas del recinto pertenecen a las estancias monacales. Pero más interesante nos resulta el claustro, tanto el de la parte inferior como el de la superior, unidos ambos por una magnífica escalinata. Cerca de aquí nos hallamos con el salón de la biblioteca, que data ni más ni menos de 1584.

Desde el monasterio hasta la zona de las cascadas hay un corto tramo que se conoce como la pradera El Vergel, un jardín precioso por el que pasear con deleite. A él llega uno de los brazos del río Piedra, cuyo otro extremo es el que forma los desniveles del terreno producidos por el mismo río.

Podemos atravesar grutas, cascadas, paseos y rincones pintorescos. Yo diría que se puede tardar medio día en recorrerlos, sobre todo porque nos detendremos en lugares como la gruta La Carmela, o el Lago del Espejo, así como la gruta de la Cola del Caballo. Esta última es realmente espectacular, ya que se trata de una cueva natural sobre cuya boca cae una cortina de agua de más de 50 metros.

Hotel Monasterio de Piedra

Ubicado en pleno paraje natural se encuentra el Hotel Monasterio de Piedra, situado en un antiguo monasterio cisterciense del siglo XIII. Tranquilidad, reposo, belleza… no hay nada mejor para alojarse en un lugar que se adecúe a los paisajes que os váis a encontrar en los alrededores. El monumento además ha sido declarado Bien de Interés Cultural.

Más información y reserva: Hotel Monasterio de Piedra

Así pues, no dejéis de visitar este maravilloso enclave natural en esta provincia, y recordad igualmente que tenéis a vuestra disposición en la zona, además, camping y hostales para bolsillos más económicos en la carretera al Monasterio. Elijáis lo que elijáis, tanto el recinto monacal como los exuberantes paisajes de alrededor os resultarán una excursión tremendamente agradable.

Descubre sobre otros…

Monasterios en España

Tags: ,

Imprimir


También te interesará...

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top