Historia de los Paradores de Turismo en España

Parador de Sigüenza

España, como no podía ser menos, tiene una grandísima selección de hoteles para todos los gustos y bolsillos. También podemos elegir entre otra gran cantidad de hostales y pensiones en perfectas condiciones, si queremos que nuestro viaje sea más rentable y barato. Pero, ¿porqué no nos planteamos en alguna ocasión la alternativa de los Paradores Nacionales?.

El alojamiento y el servicio ofrecen una calidad envidiable. Este estilo exquisito concuerda perfectamente con la relación calidad-precio, y a través de ellos, además, tendremos un mayor conocimiento de la Historia de España.

Desde sus inicios en 1928, los Paradores de España han intentado mantener un enorme nivel para ofrecernos lo mejor de lo mejor a un precio razonable. Siempre desde edificios notables, de gran valor tanto histórico como artístico, en donde se hace todo lo posible por preservar la cocina regional del lugar en el que se encuentre. Igualmente, Paradores de España pretende sobre todo preservar el patrimonio artístico de nuestro país, habilitando como alojamiento lugares quizás un tanto olvidados.

Hoy en día se pueden encontrar Paradores en lo que antes eran castillos, palacios, fortalezas, conventos, monasterios y otros edificios importantes, situados en magníficos lugares para dar a conocer la historia y la esencia de nuestro país. Los orígenes de estos Paradores se remontan a 1910 cuando el Gobierno español asignó al Marqués de la Vega Inclán la tarea de crear una infraestructura hotelera para albergar alojamientos que mejoraran la imagen de España en el extranjero.

Parador de Zamora

En 1926, a través de la Real Comisión de Turismo creada en 1911, el Marqués de la Vega Inclán inició el establecimiento de un hotel en la Sierra de Gredos, en Castilla la Mancha, haciendo accesible para el turismo las maravillas del paisaje.

Al rey Alfonso XIII le entusiasmaba la idea, y fue él personalmente quien eligió la ubicación del nuevo hotel. La construcción comenzó en agosto de 1926 y se finalizó el 9 de octubre de 1928. El hotel se inauguró ese mismo día, llamándose Parador de Gredos, el primero de toda la red de Paradores de España.

Tras la apertura del Parador de Gredos se formó la Junta de Paradores, canalizándose los esfuerzos en perfeccionar la idea original, creando nuevos Paradores en lugares y edificios que anteriormente se trataban de monumentos histórico-artísticos.

Con todo esto, ¿porqué no plantearnos la posibilidad de alojarnos en alguno de estos Paradores y disfrutar de un alojamiento exquisito en medio de la verdadera historia de España?.

Tags:

Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top