Vida nocturna en Sevilla

Sevilla

Cuando el sol duerme en Sevilla, la ciudad demuestra una pasión muy propia de Andalucía. Sevilla es un lugar único, por sus tapas, el flamenco, sus calles concurridas y su maravillosa iluminación. Los estudiantes y los bohemios de Sevilla aseguran que la vibrante vida nocturna de la ciudad va más allá de lo tradicional y lo cultural.

Si el ballet o la ópera no son vuestro escenario preferido, hay discotecas que permanecen abiertas hasta las 08.00 de la mañana, así como un floreciente ambiente gay y bares nocturnos donde la gente se congrega hasta la madrugada.

Ni que decir tiene que si visitáis Sevilla en abril, prepararos para vivir la fiesta noche y día con su famosa Feria. Cientos de casetas acogen a miles y miles de personas que se preparan para disfrutar de una de las fiestas más famosas del país. Un evento que se inició hace ahora 150 años como un humilde mercado de ganado, y que hoy es de talla universal. El flamenco, las corridas de toros y los caballos complementan la fiesta durante toda la semana.

Por otra parte, en varios lugares de Sevilla tendréis la oportunidad de asistir a espectáculos flamencos durante todo el año. El verdadero flamenco será una experiencia inolvidable. Sólo los más insensibles podríais salir indemnes del rasgueo de una guitarra y el quejido de un cantaor. Las calles llenas de bares suelen ser los rincones más apetecidos para oír buen flamenco.

Probad con alguno de los bares del Barrio de Triana, a menos que prefiráis otros más turísticos como El Patio Sevillano en el Paseo de Cristóbal, o La Macarena en el Palacio Andaluz, donde podréis disfrutar de una comida tradicional andaluza mientras asistís a un espectáculo flamenco. Los Gallos, en la Plaza de Santa Cruz, es otro buen local de flamenco, todas las noches entre las 21.00 y las 23.30 horas.

El Teatro de la Maestranza en Sevilla atrae a grandes estrellas de los escenarios, sobre todo en sus espectáculos de óperas, como Carmen de Bizet, las Bodas de Fígaro de Mozart o el Barbero de Sevilla de Rossini, todas ellas inspiradas precisamente en la capital hispalense. Otros conciertos que se llevan a cabo aquí son los de jazz y música clásica.

Uno de los bares más antiguos y famosos de Sevilla es El Rinconcillo, en el extremo norte del Barrio de Santa Cruz, con una historia que data de 1670. Un lugar ideal para irnos de tapas, para beber algo o para cenar, con una magnífica selección de buenos quesos y buen jamón. Si queréis buenas tapas de pescado, acercaros a La Alicantina, siempre lleno de los grandes amantes de las almejas, los mejillones al vapor, los calamares fritos o los camarones. Lo encontraréis muy cerquita de la catedral.

Tags:

Imprimir


También te interesará...

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top