Altea, una escapada azul a la Costa Blanca

Altea

Altea, en la provincia de Alicante, es un paraíso para los amantes del golf. Tiene además bastantes atractivos y curiosidades para entretener a toda la familia. Un lugar sorprendente para disfrutar del clima mediterráneo. ¿Porqué no empezar nuestras vacaciones de golf con una visita al Club de Golf Don Cayo en las estribaciones de las montañas de la Sierra de Bernia?. Las maravillosas vistas, sobre todo de las aguas del Mediterráneo, hace que difícilmente podamos concentrarnos en el juego.

El tramo de playa de Altea es de unos cinco kilómetros. Comienza en Cap Negret, en el norte, hasta Cap Blanc, al sur, con La Roda en medio de ellos. Las playas de Altea son muy conocidas, por lo que os recomendamos que vayáis a visitarlas. Descubriréis preciosas calas y un puerto deportivo en Pueblo Macarat. Desde ellas tendremos hermosas vistas y lugares muy interesantes para los senderistas, ideales para relajarse.

Ya dentro de Altea no dejéis pasar de largo la Iglesia de Nuestra Señora del Consuelo. Realmente a mí particularmente me fascinó, con sus techos de azulejos de color azul, una de las atracciones más interesantes de la ciudad. De hecho, la altura en la que se encuentra la iglesia nos permitirá tener unas maravillosas vistas de Altea y el mar.

Si queréis experimentar el paso de los siglos en Altea, acercaros al puerto y el casco antiguo, lo que se conoce como Altea la Vieja, muy tradicional y que permanece prácticamente intacto.

Si queréis podéis acercaros hasta La Nucia, un pequeño pueblo, muy pintoresco, cerca de Altea. Sobre todo visitarlo algún domingo, cuando su mercado es una auténtica explosión de color y vida. Este mercado puede tener unos dos kilómetros incluso. Aquí podéis encontrar artículos de segunda mano, así como objetos de artesanía local, productos de cuero, ropa, joyas y otros artículos que os será difícil encontrar en cualquier otro lugar.

Altea es un buen recurso para pasar un fin de semana, un momento tranquilo e ideal. En verano suele estar muy concurrido, y a veces, un poco agobiante. Si os gusta la tranquilidad, aprovechad la ocasión, y visitar Altea la próxima primavera. Será sin duda una escapada encantadora.

Tags:

Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top