Benidorm, mucho más que un destino de verano

Balcón del Mediterráneo en Benidorm

Aunque pueda pareceros muy pronto, ya seguro que algunos estáis pensando a dónde os dirigiréis este año en vuestras vacaciones de verano. Unos optan por lugares tranquilos, fuera de los ambientes más conocidos, y otros se decantan por lo natural, esos lugares que casi todos nos conocemos, pero que sin embargo, si están tan transitados y nunca dejan de estar moda, será por algo, ¿no?.

Uno de estos rincones, y que hoy visitamos, es Benidorm, sencillamente la capital turística de la Comunidad Valenciana. En Benidorm no hay lugar para el aburrimiento. Yo os diría más, no hay lugar para el aburrimiento en ninguna época del año. Y es que para muchos, es simplemente un destino de verano. Sólo oír su nombre, y ya pensamos en sus playas, su ambiente nocturno, sus aguas azules.

Pero Benidorm es mucho más. ¿Sabíais que tiene un patrimonio monumental de los más interesantes del levante español?. La ciudad pasó de ser un pequeño pueblo de pescadores a un referente turístico, en el que el verde de sus parques y el azul de sus aguas se conjuga perfectamente para darle un toque sencillo y encantador.

He oído muchas veces que Benidorm sólo es una ciudad de grandes bloques de edificios turísticos. Que sólo encontraremos más y más hoteles en Benidorm, torres que se acumulan sin forma ni orden alguno. Realmente, eso es lo que se ve desde la autopista del Mediterráneo que la bordea. Pero, si tenéis la oportunidad, desviaros un momento, y entrar en Benidorm. Porque detrás de esos bloques de grandes pisos que os resultan quizás tan estridentes, hay un secreto celosamente guardado.

El casco antiguo de la ciudad es para recorrerlo y pasearlo. Duerme sobre el gran peñasco conocido como el Canfali, arrullado por la música celestial de dos de sus playas más importantes, la de Poniente y la de Levante. Esta zona antigua nos ofrece, por poner sólo unos ejemplos, la Iglesia de Nuestra Señora del Sufragio, del siglo XVIII, y un laberinto de callejuelas y plazas que sin duda os hará pensar si ésta era en realidad la imagen que teníais de Benidorm antes de visitarla.

Después de recorrer el centro de la ciudad, nada mejor que asomarnos al Balcón del Mediterráneo. Allí ya no os hará falta haceros con una guía de las mejores playas de Benidorm, porque desde este punto, las descubriréis todas, y escogeréis la vuestra. Veréis la playa de Levante y la Serra Gelada al norte, o la isla de Benidorm en el centro de la bahía, o las playas del Mal Pas, la de Poniente y la colina de La Cala al sur.

Así que no volváis a decirme que es sólo un destino de verano, o una ciudad en la que no hay apenas nada que ver, a excepción de sus enormes bloques de pisos. Atrevéos a descubrirla, porque es mucho más de lo que parece a simple vista. Los tesoros mejor guardados son luego los que mejor recordamos.

Tags: ,

Imprimir


También te interesará...

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top