Un recorrido por las Rías Altas en Galicia

Ria de Viveiro

En Noruega se llaman fiordos, en Escocia lagos, y en Galicia son las rías. Las Rías Altas es un nombre relativamente moderno, aplicado a todos los estuarios de la costa norte de Galicia, desde Ribadeo, la puerta de entrada a Galicia en la frontera con Asturias, hasta La Coruña. La parte que comienza en Ribadeo, aún en la provincia de Lugo, se llama también la Marina lucense. Cuatro de los estuarios pertenecen al Golfo Ártabro: La Coruña, Betanzos, Ares y Ferrol. Los cuatro convergen en un único punto, donde se yergue la peña Marola.

Recorrido por las rías altas gallegas

Hoy nos vamos de turismo a Galicia. Comenzamos nuestro recorrido en la carretera que va de Ribadeo a La Coruña. En Ribadeo tomaremos la carretera de la costa oeste, la N-634, hasta llegar a la Ría de Foz. Dos kilómetros y medio al sur de la carretera de Foz-Barreiros, encaramada en una colina aislada, está la Iglesia de San Martín de Mondoñedo, parte de un monasterio que data del 1112. Hay que tener cuidado con las carreteras, que por lo general son empinadas y sinuosas.

Más información: Mondoñedo, colmado de bondades

El pequeño pueblo de Foz es un rincón de pescadores y un maravilloso destino vacacional, con las playas separadas por acantilados. Aquí podemos almorzar perfectamente. Desde Foz tomaremos la carretera de la costa noroeste, la C-642, pasando por Burela, otro pueblo de pescadores. Desde aquí podemos hacer un desvío al sur, hasta Sagardelos, centro de cerámica. Aquí podéis comprar la famosa cerámica gallega, mucho más barata que en otros lugares de España.

De vuelta a la carretera de la costa C-642, nos acercaremos desde Burela hasta la ría de Viveiro, visitando la histórica población. Parte de sus murallas medievales y la antigua Puerta de Carlos V se han conservado perfectamente. La ciudad tiene muchas iglesias de interés, entre ellas la iglesia gótica de San Francisco. Viveiro es un destino de vacaciones, que atrae a los turistas, con su famosa Playa de Covas.

Más información: Viveiro, el lugar más bonito de las rías altas

La carretera continúa a noroeste, hasta llegar a Vicedo, pasando la playa de Xillo. Desde aquí contemplaremos maravillosas vistas. A partir de esta zona se nos aparecerá la línea de la costa mucho más dentada. Llegaremos a Ortigueira, un importante pueblo de pescadores, a la cabeza de la ría que toma su nombre. A finales de agosto se celebra aquí un importante festival celta.

Cabo Finisterre

Continuamos hacia el sur por la carretera C-642 en dirección hasta Ferrol. Esta ciudad es uno de los principales centros de producción naval en España, y desde el siglo XVIII representa un lugar fundamental para la Marina española. Se halla en una de las más bellas rías de Galicia.

Más información: Ferrol, la puerta del Atlántico

Desde Ferrol la carretera C-642 continúa hasta el sur pasando por el pequeño pueblo de Pontedeume, en la Ría de Ares. Históricamente fue el centro de los Condes de Andrade. Allí podemos ver los restos de su palacio del siglo XIV, junto a las ruinas de un castillo del siglo XIII. Un poco más adelante nos encontramos con Betanzos, tomando luego la N-VI al oeste para llegar a La Coruña. El trayecto desde Ribadeo es de unos 242 kilómetros.

Para saber más: Pontedeume, fusión y armonía

La siguiente parte de nuestro viaje es la que va desde La Coruña hasta el Cabo Finisterre. Esta ruta de 145 kilómetros nos llevará a lo largo de la Costa da Morte, llamada así por los numerosos naufragios que han tenido lugar aquí.

Dejamos La Coruña por la carretera de la costa oeste, la 552, hasta el cruce de la carretera de Carballo, a una distancia de 36 kilómetros. Desde esta pequeña ciudad podemos visitar muchos pueblos costeros. De todos ellos el más interesante es Malpica, al noroeste, que cuenta con un santuario de aves marinas. Desde Malpica hay que continuar hasta el pequeño pueblo de Corme, en Punta Roncudo. Este pueblo de pescadores atrae a los turistas por sus magníficas playas.

Desde Corme lo recomendable es continuar por las sinuosas carreteras hasta el pueblo blanco de Camariñas, que se sitúa en el estuario del mismo nombre. En Camariñas es interesante la producción de encaje, que podéis comprar en muchas de sus tiendas. Desde aquí hay que visitar el faro del Cabo Vilán.

La carretera nos lleva hasta Muxía, con el faro del Cabo Touriñán. Seguiremos conduciendo hacia el sur, marcados por los maravillosos paisajes costeros con acantilados. Llegaremos hasta Corcubión, un pueblo con una preciosa iglesia románica. Desde aquí hay que seguir las indicaciones que nos llevan hasta el sur, hasta el Cabo Finisterre. Si tenéis suerte de llegar al atardecer, contemplaréis el más bonito del mundo.

Para seguir con la ruta turística: Pueblos y ciudades de Galicia

 

Tags:

Imprimir


También te interesará...

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top