Haro, la ciudad del vino por excelencia

Haro es una ciudad riojana que más allá de las típicas bodegas, merece visitar por su valor monumentístico y artístico y la vida que se palpa en sus calles. Rodeado de un paisaje mezclado entre el verde del vecino País Vasco y el amarillo de Castilla, Haro nos ofrecerá un agradable paseo por la historia medieval de estos lares.

Así, podemos comenzar la visita en la Plaza de la Paz, la plaza central de Haro. Distribuida alrededor de un alegre templete musical y presidida por el Ayuntamiento, un potente edificio neoclásico (de 1769) con cuádruple arcada, podemos ver antiguas mansiones renacentistas a su alrededor. Quizás el más importante sea el palacio de Paternina del siglo XVI.

El segundo paso para visitar Haro puede ser la visita de la Iglesia de Santo Tomás que está en el barrio situado a los pies del antiguo castillo. Construido durante los siglos XVI y XVII, el edificio tiene una portada plateresca que no hay que dejar de visitar. Adornada con estatuas de Felipe Vigarny, podemos ver representados escenas de la Pasión, a Santo Tomás introduciendo sus dedos en las llamas de Cristo y la Resurrección. A los lados hay estatuas de los apóstoles y una imagen de Dios Padre flanqueada por los escudos de la casa de Haro coronan el bello conjunto de la portada. Dentro podemos disfrutar de un gótico florido y columnas cilíndricas. Al lado de la iglesia, en el palacio de los Condes de Haro, edificio de los siglos XVII-XVIII podemos disfrutar de las actividades del centro de cultura que acoge.

Otro templo importante de Haro es la basílica de Nuestra Señora de la Vega, un templo clasicista con decoración barroca y en el interior, varias capillas intercomunicadas.

Cerca de la basílica podemos disfrutar, en la avenida de Bretón de los Herreros, del Museo del Vino de La Rioja, que resulta imprescindible para disfrutar y comprender hasta el fondo del por qué de la fama de los vinos riojanos.

Así, Haro cuenta con más de 15 bodegas grandes, algunas de las cuales se puden visitar con cita previa. Es recomendable visitar la festividad de San Pedro, el 29 de junio, que con motivo de la romería de San Felices en la cercana ermita situada en los riscos de Bilibio, se celebra la batalla del vino. Representando los antiguos pleitos territoriales con la vecina Miranda de Ebro, se vierten y se pelean lugareños y visitantes con cientos y cientos litros de vino.

Foto vía: fotopaises

Tags: , ,

Imprimir


También te interesará...

Sin comentarios

Comments RSS

  1. Nan dice:

    La verdad es que Haro es increible y si te gusta practicar el enoturismo disfrutaras de lo lindo. Yo estuve hace un par de años y tengo claro que volveré.

    Además de su amplio patrimonio monumental que bien se describe en el artículo también tienen una gastronomía y unos vinos deliciosos que puedes saborear en la zona de la Herradura. Esta plagado de bares con buenos pinchos siendo los pimientos rellenos los auténticos protagonistas.

    Luego te aconsejo que vayas a alguna de las bodegas para realizar alguna cata. Yo fui a Cune y la verdad es que genial.
    Volveré.

  2. sandra dice:

    siento tener que decirle a al autor de este articulo que sus fallos son inperdonables y que espero que ningún ciudadano más de esta honesta CIUDAD lea esto por su bien.
    en primer lugar: haro es una ciudad
    segundo: no hay ningún palacio de paterninca, pero si uno de paternina.
    tercero:nuestra basílica es en honor a la virgen de la Vega, no de la vera.
    un saludo y espero no haberle ofendido.
    de una jarrera de pura cepa.

  3. Javier Gomez dice:

    Muchas gracias por esos apuntes, Sandra… ya está rectificado.

    Gracias y un saludo

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top