Miravet, la fortaleza del Ebro

Miravet desde el Castillo

Miravet es un pequeño y pintoresco pueblo de la provincia de Tarragona situado en el corazón de las Tierras del Ebro, a orillas del mismo río, un lugar rodeado de hermosos paisajes. La silueta que podemos tener del pueblo llegando desde la carretera es francamente fabulosa, lo mejor quizás de la visita.

En la cima del pueblo se halla el Castillo Templario. Se remonta a 1153 y está considerado como el complejo fortificado más grande de Cataluña, y uno de los mejores ejemplos del románico, de arquitectura religiosa y militar de la orden templaria en todo el mundo occidental. Se puede hacer un tour por el castillo y el centro de visitantes de manera gratuita. Subiréis la escalera de caracol que nos lleva a la parte superior del castillo, donde todavía resulta más fantástica si cabe la panorámica del río Ebro y el paisaje de los alrededores.

En 1153, cuando el castillo fue tomado a los árabes, Ramón Berenguer IV se lo cedió a los templarios, que lo convirtieron en sede del Gran Comendador de la Orden, que dominaba los territorios de la Ribera del Ebro y las Tierras Altas. Cuando la orden templaria fue abolida por el Papa, Miravet se convirtió en el último lugar de resistencia de los templarios en la Corona de Aragón.

Pero Miravet no sólo son sus vistas y su castillo. Cuenta con una atracción magnífica, el ferry. Se trata de un pequeño barco que puede transportar en su interior coches, caballos, animales y personas a través del “Paso de la barca“. Daros un pequeño paseo en él, y contemplar las maravillosas vistas de Miravet encaramado en la piedra que duerme junto al río.

Miravet

El casco antiguo de Miravet está protegido por el castillo y la roca que domina el Ebro. Sus ca,lles tienen aún vestigios antiguos y típicos edificios medievales. Tenéis que visitarlo y recorrerlo, buscando el molino medieval junto al río, los arcos musulmanes, el balcón de la Sanaqueta y la iglesia vieja.

Muy típico de Miravet es el arte de la cerámica. En el pueblo aún existen ocho talleres, en el barrio del Raval, cuyos maestros trabajan a mano utilizando el antiguo torno de alfarero, moldeando cántaros, barriles y jarras. Todo un lujo para comprar y ver.

La Oficina de Información Turística de Miravet es un tanto diferente a las demás, por así decirlo. Se llama Lo Raçó del Temple, que en castellano significa la tienda de los templarios, un original rincón donde obtener información del pueblo, así como rutas, mapas y guías.

Tags: , , ,

Imprimir


También te interesará...

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top