Viajar a Madrid con niños

Zoo Aquarium de Madrid

Muchos padres prefieren quedarse en casa y no ir de viaje con sus niños, ya que piensan que viajar con ellos resulta muy complicado. Sin embargo, os podemos asegurar que si planificáis vuestras vacaciones con antelación, se pueden organizar unas escapadas con niños muy interesantes. De hecho hay muchas ciudades que ofrecen programas especiales de turismo para los niños.

Una de ellas, mirad qué fácil, es Madrid. No es cuestión de si es más o menos fácil para vosotros pillar el Puente Aéreo, la clave para mantener entretenidos a los niños es tenerlos ocupados asegurando que lo estén pasando bien. ¿Cuáles son las cosas con las que suelen disfrutar los niños cuando viajan?. Nosotros os proponemos el mundo de la fantasía, un mundo en donde los niños escuchen historias increíbles, curiosas, y sean capaces de vivirlas.

Hablando de historias, una de las primeras visitas que tenemos que hacer con niños en Madrid es el Museo del Ratoncito Pérez. El Ratoncito Pérez vivía en la calle Arenal, en los sótanos de Carlos Prast, frente a un montón de queso Gruyere… Cómo se cuidaba el ratoncito, quién lo diría… Esto es lo que dice una placa conmemorativa colocada allí. Los niños pueden llegar y enviarle sus cartas al Ratoncito Pérez, e incluso, entregarle sus dientes…

Después de esta emotiva visita, nada mejor que lanzarnos al mundo del Zoo Aquarium de Madrid. Se trata de 20 hectáreas en donde ver y conocer a todos los animales de la tierra. Este zoológico cuenta con un gran acuario, especializado en la vida marina tropical. Además, un delfinario, con capacidad para tres mil personas, y un Ornithonarium, donde contemplar a las aves de presa más fascinantes.

El Zoo Aquarium permite que los niños se diviertan a través de visitas interactivas y educativas. Todos los días se puede asistir al espectáculo de los delfines, las focas y los lobos marinos, además del espectáculo de las aves de presa.

Parque Warner en Madrid

Descubrir Madrid desde las alturas también es algo que le encantará a los niños. Para ello, nada mejor que subirlos al teleférico de Madrid, desde las que obtener unas vistas maravillosas de más de 40 metros de la ciudad. Veréis el Templo de Debod, la Plaza España, los rascacielos de la Plaza de Castilla, el Palacio Real y mucho más.

Para los que sufrimos de algo de vértigo, después de esta “mareada visita”, podemos acercarnos a alguno de los museos de Madrid. A veces resulta una tarea imposible convencer a los niños de visitar un museo, pero en Madrid todos los museos ofrecen actividades didácticas que divierten a los niños. Por ejemplo, el Museo del Prado, el Museo Thyssen, el Museo de Arte Contemporáneo, o el más divertido Museo de Cera.

Otro de los grandes lugares para los niños en Madrid es el Parque Temático de la Warner, donde disfrutar de un día perfecto en familia. Por último, para los amantes de la naturaleza, hay dos visitas obligadas: el nuevo Jardín Educativo del Bosque del Mediterráneo y el Museo Nacional de Ciencias Naturales, donde los niños descubrirán la riqueza y la diversidad de los bosques de Madrid.

Os aconsejamos también el Planetario, en el Parque Tierno Galván, donde los niños aprenderán algo de astronomía y ciencia.

¿Quién dijo entonces que viajar con niños sea complicado?. Aseguraros de escoger un buen alojamiento, para que vuestros niños se sientan como en casa, y disfrutar de Madrid casi tanto como ellos.

Foto 1 Vía Animalesmascotas

Foto 2 Vía Circuitos Culturales

Tags:

Imprimir


También te interesará...

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top