Llerena, larga historia para un bello pueblo

llerena

Extremadura nos puede sorprender en muchos sentidos. Hoy, por ejemplo, hablaremos de un pueblo interesantísimo, un pueblo que pese a no ser muy conocido a nivel estatal, tiene todos los requisitos que se necesitan para ser un pueblo que se pueda visitar.

Se trata de Llerena, una rica localidad que ya en época musulmana era llamada como Ellerina. No obstante, no fue hasta su incorporación a los reinos cristianos cuando comenzó su despliegue cultural. Llerena se sitúa en los territorios reconquistados en el siglo XIII, los cuales debían ser repoblados y cultivados por lo que aquí se asentaron los Maestres de la Orden de Santiago. Años más tardes, el Tribunal del Santo Oficio (la Inquisición), también se instaló en Llerena, lo cual le dio gran empuje a su desarrollo.

Las nuevas construcciones se vieron influidas por el inevitable mudéjar pues, entre los siglos VIII y XIII la cultura islámica formó parte de estas tierras. Así, los edificios levantados justo después de la reconquista y hasta el siglo XVI, combinan espléndidamente elementos mudéjares, heredados de los musulmanes, con otros estilos como el gótico, el cual llegó a Extremadura con siglos de retraso respecto al resto de la península. Los techos de madera y la mampostería vista se presentan junto a acompañamientos de arcos apuntas, bóvedas de crucería y sillares de piedra.

Tanto la arquitectura religiosa como la civil y militar se vio enriquecida con el arte barroco tras la llegada de las riquezas saqueadas de América. Extremadura fue, de hecho, lugar de nacimiento de numerosos conquistadores y colonizadores, lo que le llevó a ser una de las regiones españolas más favorecidas por la conquista.

En cualquier recorrido por el casco histórico de Llerena, el turista o visitante podrá admirar la iglesia de Nuestra Señora de la Granada, el Patio del Tribunal de la Inquisición y el Palacio de Obispo. El campanario del esmentado templo es una buena muestra de un barroco incipiente, mientras que las arcadas laterales y el Camarín se asientan plenamente en el barroco mismo. Dentro se venera la talla gótica de la Virgen de la Granada.

Así, el pequeño resumen de la historia de este bello pueblo y sus causas nos ayudarán a entender la construcción de las hermosas edificaciones que nos saldrán al paso en la visita de Llerena. Tomaos este artículo tan sólo como una introducción, una pequeña pista de lo que puede dar de sí este pueblo y sus alrededores y del cual intentaremos dar cuenta en próximas entregas.

Tags: , ,

Imprimir


También te interesará...

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top