Castillo de Aro, sol y cultura

Castillo de Aro

Castillo de Aro se encuentra en la parte más oriental del valle de Aro, a poca distancia del litoral gerundense y cerca, a la orilla de transparentes aguas e inmensas playas de arena dorada de Playa de Aro. Se trata, a primera vista, de una localidad veraniega, la cual pone a disposición del visitante la oferta de alojamiento y de ocio más dispar y variada que uno se pueda imaginar. Además, con un telón de fondo hermoso (bosques de pinos y montañas), hoteles, apartamentos y campings nos ofrecerán todo tipo de comodidades.

Aquí, podremos practicar varios deportes, entre los que destacan quizás los deportes náuticos. La práctica de estos deportes queda asegurada gracias a sus buenas infraestructuras y, sobre todo lo que más atrae a los deportistas, los bellos parajes de fondo. También podremos jugar al golf.

Y es que las hermosas y excelentes condiciones de la comarca ya fueron descubiertas allá por la prehistoria, tal como lo demuestran los menhires que se han encontrado en la zona montañosa del lugar. En Vallbarena podemos encontrar uno de los más importantes. Más reciente, de la época romana, es el yacimiento arqueológico de Plà de Palol, en frente de la Cala Rovira. Aquí podremos admirar los mosaicos y temas de una villa romana del siglo I d.C.

Más tarde, en el siglo XI es cuando se construye el Castillo de Benedormiens, el cual dará nombre a la localidad del post de hoy, Castell d´Aro y que era dominadora de todo el valle. Todavía hoy podemos admirar las diferentes secciones de la primera construcción defensiva como la iglesia de Santa María. Cerca o, mejor dicho, en los alrededores, podemos pasear por las calles medievales que han hecho que el casco histórico del municipio fuera declarada Bien de Interés Nacional. Las casas de piedra representan y nos enseñan una buena muestra de la arquitectura tradicional de Cataluña.

En la zona también podremos indagar en la que para algunos tenebroso museo y, para otros, homenaje necesario del Museo de las Muñecas, lugar que acoge una interesante colección de, como dice el nombre, muñecas.

Así pues, en Castillo de Aro podremos pasar unas vacaciones que, como mínimo, serán completas y nos ofrecerán la posibilidad de visitar historia y playa, mar y montaña, además de conocer una rica gastronomía mediterránea tal como no podía ser de otra manera.

Tags:

Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top