Galicia y el marisco, las bateas de la ría de Vigo

Excursion a las bateas de la ria de Vigo

Mejillones, ostras, vieiras y otros mariscos vienen siendo cultivados por miles de familias en Galicia de generación en generación. Por ejemplo, en Vigo y sus alrededores, todas las ciudades y pueblos vuelven su mirada más profunda hacia el mar, donde ponen su vida. Vigo es el puerto de Europa más grande que se dedica a la pesca. Atún, mariscos, pulpos, langostas… aquí veréis de todo lo que el mar ofrece.

Si queréis comer buen marisco en Galicia, yo os recomendaría un corto paseo desde Vigo hasta la localidad de O Grove. Allí tienen uno de los mejores mariscos de Europa. Este pueblo de once mil habitantes se dedica casi en su totalidad al mar. ¿La mejor época para venir?. Durante las dos primeras semanas de octubre, cuando tiene lugar el célebre Festival del Marisco.

Los mejillones, las ostras y las vieiras se crían en lo que se conoce como las bateas, de las que hay aproximadamente unas 3.500 en todas las rías gallegas. A decir verdad, son unas desvencijadas plataformas de madera de eucalipto, ya que este material las hace flotar mejor y son muy resistentes al agua salada. En los espacios que hay en las vigas de madera se colocan unas cuerdas largas, para que en ellas se adhieran los moluscos.

Cada batea puede llegar a tener hasta doscientas toneladas de mejillones, que se dejan ahí durante unos 18 meses, para que crezcan y consigan el tamaño adecuado para su uso gastronómico. Para las vieiras, por el contrario, hacen falta unos tres años para que lleguen a su estado perfecto de consumo, de ahí la diferencia de precio que veréis en los restaurantes entre las vieiras y los mejillones.

Las cuerdas que albergan los mejillones y las ostras suelen tener unos seis metros de largo. Los mejillones crecen juntos en la cuerda, mientras que las ostras lo hacen en grupos de tres, y están repartidas por la cuerda. Las vieiras parece que son una especie más independiente, ya que crecen individualmente y separadas las unas de las otras.

Durante la temporada de verano, hay excursiones desde el puerto de Vigo a las granjas criaderas de moluscos. Los cataramanes salen del puerto cada media hora, y es una oportunidad única de conocer la cultura del marisco en Galicia, además de poder ver la vida marina de las aguas gallegas. El viaje, cómo no, incluye una degustación de mejillones frescos cocidos al vapor en el barco, y acompañados de una botella de vino de la región.

Si no tenéis la posibilidad de hacer una visita en barco a las bateas, lo mejor es pasear por el mercado de Vigo, elegir un restaurante, y pediros un buen plato de mejillones, ostras, vieiras o lo que queráis, con una botella de vino Albariño, un delicioso vino blanco. Y si no os gusta el marisco, no hay problema, un plato de pulpo a feira, servido con papatas cocidas, aceite y pimentón, o algo de pescado, y a disfrutar.

Foto Vía Mar de Ons

Tags:

Imprimir


También te interesará...

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top