Mojácar, Walt Disney en Almería

Mojacar

No sé yo realmente si fue aquí o no donde nació Walt Disney, como cuenta una leyenda popular, pero sin duda alguna Mojácar es uno de los pueblos más bonitos de la provincia de Almería. Y decimos bien lo de Walt Disney, aunque parezca una pasada por nuestra parte, ya que se cree que fue fruto de la historia incontable del médico del pueblo y su asistenta, que tuvo que emigrar a Estados Unidos.

Historias como estas hay muchas en todos los rincones. Lo que a nosotros en realidad nos atañe es lo puramente turístico, y Mojácar no tiene necesidad de apoyarse en suposiciones como estas para atraer turistas. Ya por sí solo es un destino que combina playa y montaña, excelente gastronomía, vistas incomparables, e incluso hasta un Valle de las Pirámides.

Pueblo blanco, realmente blanco, sobre todo cuando lo vas viendo a medida que te acercas a él. Me encantan esos pueblos que lo ves allá en la lejanía, y no paras de contemplarlo poco a poco. Vas viendo cómo crece lentamente ante tus ojos, y siempre te quedas con esa estampa en la memoria. Mojácar parece como un niño blanco montado sobre la bicicleta de una colina.

Lo imaginas antes de llegar, y lo descubres cuando estás en él. Calles estrechas y empinadas, casas encaladas con macetas de geranios, dándole un colorido perfecto. Rincones con encanto que disparan en el horizonte vistas espectaculares, como el Mirador de la Plaza Nueva, que pinta en nuestras miradas el Valle de las Pirámides, el Mediterráneo y las sierras de Bédar, Almagreda y Cabrera.

Seguimos subiendo por sus callejuelas, hasta llegar al Castillo de Mojácar, construido en el siglo XIII. Antes de llegar atravesamos el barrio judío del Arrabal, la Plaza de las Flores o el Arco de Luciana. Lugares y recovecos con encanto.

Pero Mojácar también viene siendo en los últimos años destino de turistas de playa. Más de 17 kilómetros de costa, en donde disfrutar con las playas de la Cueva del Lobo o de Macenas, así como con las preciosas calas de Granatilla o del Lance. Mirar hacia atrás y encontrarte la belleza blanca de Mojácar es una pasada.

Ni que decir tiene que Mojácar es un lugar altamente recomendable en cualquier época del año. La mayoría de turistas suele acercarse en verano, pero el turismo rural que dan estos parajes en otoño o en invierno es también incomparable. Realmente, después de conocer Mojácar, a uno ya le da igual preguntarse si Walt Disney nació aquí o en Pernambuco.

Foto Vía Cuddifordjanice

Tags:

Imprimir


También te interesará...

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top