Écija, la ciudad de las torres

Ecija

Cuando llega el verano el calor aprieta de lo lindo en la provincia de Sevilla. Quizás no sea el mejor momento para viajar hasta allí, y tal vez no sea ni mucho menos lo más recomendable, pero sí que es cierto que por esta razón de los rigores solares se suele hablar bastante de Sevilla. Y en especial de la que llaman, y con razón, la Sartén de Andalucía, Écija.

Pero además de sartén, Écija es también la ciudad de las torres, y me gusta mucho más este segundo apelativo, ya que si divisáis desde lejos la ciudad se pueden contar varias torres en el cielo astigitano. Es por ello que, cuando pase un poco el “castigo divino” del verano, os recomendaría daros una escapada a Écija y comprobar que tiene mucho más de patrimonio que de sartén precisamente.

Su nombre de Écija proviene del griego Astigi, que significa tierra de ciudadanos. No en balde a los ciudadanos de Écija se les conoce como astigitanos. Los árabes, tan dados ellos a cambiar de nombre las cosas, la conocieron por Estadja, que significa ciudad rica, y también Medina Alcoton, que quiere decir ciudad del algodón.

Paseamos por el centro de Écija, por la Plaza del Salón, contemplando el Convento de San Francisco y la Iglesia de Santa Bárbara. Además veréis el Ayuntamiento, y un poco más allá la Iglesia de Santa María, en la plaza de su mismo nombre, un gran templo del siglo XVIII de hermosa torre, y que alberga en su interior un museo arqueológico.

Junto a esta iglesia veréis el Palacio de Benamejí, del siglo XVIII, que hoy es Monumento Nacional y en el que se puede visitar el Museo Histórico. Si os adentráis en la calle de Emilio Castelar encontraréis el Palacio de Peñaflor, cuentan que uno de los mejores edificios del barroco sevillano, y el Palacio de Valdehermoso. Y junto a la Puerta de Osuna tenemos la Iglesia de Santiago, del siglo XV.

Todos estos templos, y algunos más que nos dejamos en el tintero, cuentan con varias torres de gran esbeltez, excusa más que real y perfecta para que Écija sea conocida como la ciudad de las torres. De ellas no dejéis de visitar la Iglesia de San Gil, la de San Juan y la de la Santa Cruz.

Nos quedamos mejor con esta acepción de ciudad de las torres. Lo dicho, cuando pase un poco el rigor del verano acercaros a Écija y descubriréis que detrás de esa sartén hay un atractivo indudable.

Foto Vía Caminos de Pasión

Tags: ,

Imprimir


También te interesará...

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top