Almagro, del Parador al Corregidor

Almagro

En plena llanura manchega, en la provincia de Ciudad Real, nos encontramos Almagro, una bonita y pintoresca población, declarada Conjunto Histórico-Artístico en 1972, que por el encanto de su trazado urbano, por sus numerosos monumentos, por la belleza y blancura de sus casas, solariegas y blasonadas muchas de ellas, es merecedora en alto grado de Parada y Fonda.

El eje de la actividad de esta población, así como de nuestro recorrido, gira en torno a la amplia y espectacular Plaza Mayor, cuya estructura es comparada con otras plazas del norte de Europa; de planta rectangular, le da su singularidad, que está recorrida por galerías acristaladas de color verde apoyadas sobre columnas de granito que crean un conjunto armónico de gran personalidad y belleza. En la cara este, nos encontramos el Ayuntamiento, como presidiendo la plaza, edificio del siglo XVI, en cuya fachada merece la atención la Torre del Reloj. En la cara norte, tenemos el Palacio Maestral, en cuyo interior acoge un patio mudéjar y artesonado policromado. En la cara sur, el lugar con más encanto y de ineludible visita, centro del Festival Internacional de Teatro Clásico, el Corral de Comedias, que data de hace 400 años y se mantiene activo y tal como era entonces.

Su construcción se debe al presbítero de la Iglesia de San Bartolomé El Viejo, Leonardo de Oviedo, en el lugar denominado con anterioridad Patio de Mesón del Toro. La primera representación consta del año 1625, por la compañía de Juan Martínez. Dado que por el siglo XVIII se prohíben los corrales, se convierte en el Mesón de la Fruta, llamándose a mediados del siglo XIX la Posada de las Comedias. Tras su restauración, se inauguró en 1952. Al pasar la puerta de la calle y antes del patio, hay un zaguán empedrado, como el resto de la planta, de pequeños cantos rodados, en el que luce la Cruz de Calatrava. El recinto está sustentado por 54 pilastras de madera con sus zapatas; las inferiores están sobre una tosca base de piedra y forman un porche o cobertizo en sus tres lados. La alojería, hoy cafetería, está situada al lado de la cancela de entrada al patio; completándose los dos laterales restantes con estrados o gradas para el público. Los aposentos privados estaban situados en los laterales del escenario, estando éste en la parte opuesta a la entrada y detrás los camerinos. En la pared del fondo, en su parte superior, un corredor de tres balcones de barandillas que asoman a escena.

Corral de comedias en Almagro

Después de habernos recreado en el Corral de Comedias, y mejor aún, si hemos tenido la ocasión de coincidir y disfrutar de alguna función, para callejear, nos dirigimos a la calle del Gran Maestre, entre la Plaza Mayor y la Universidad, por su bello conjunto de fachadas, haciendo mención de las portadas del Palacio de los Xedler y del Palacio del Conde de Valparaíso; sin abandonar esta calle nos encontramos la Iglesia de San Bartolomé. A ver también la Iglesia de la Madre de Dios, la Iglesia de San Agustín, la Ermita del Salvador, Ermita de San Juan, los conventos de La Encarnación, Santo Domingo y de la Asunción. El Museo Nacional de Teatro y la Universidad Popular de Almagro, donde existe un taller de encaje de bolillos, la que ha sido actividad principal de Almagro.

Hotel Parador de Almagro. c/ Ronda de San Francisco, s/n. Almagro (Ciudad Real).

Parador de Almagro

En nuestro recorrido anterior hemos omitido este monumento de 1596, antiguo convento franciscano de Santa Catalina, hoy Parador, para recomendarlo en nuestra Parada, por tratarse de un establecimiento con encanto y muy especial, y uno de los más auténticos de la red de paradores, ya que respeta la antigua estructura, los suelos son los originales, así como una serie de detalles ornamentales y piezas de mobiliario. Se ha combinado perfectamente la madera, el ladrillo y la celosía; en su interior cuenta con 14 patios con galerías, fuentes y frondosa vegetación; su elevado techo, de bovedilla con vigas de madera, y altos ventanales permite el paso de una apacible luz. Todo ello facilita un ambiente agradable y tranquilo, que igualmente se mantiene en las habitaciones debido a su sobria decoración y sencillez de mobiliario que facilita el descanso. En el antiguo refectorio se ha instalado el restaurante.

Restaurante El Corregidor de Almagro. c/ Jerónimo Ceballos, 2 Almagro (Ciudad Real).

Restaurante el Corregidor de Almagro

Sin embargo, a la hora de comer hemos de proponer, sin lugar a dudas, el Restaurante El Corregidor de Almagro, pues no solo es el referente de esta bonita ciudad, sino que es de los más preciados de toda Castilla La Mancha. Está instalado en una casa solariega del siglo XIX, dentro de un complejo con varias dependencias: Hotel, mesón, bar de copas (situado alrededor de un patio manchego empedrado y decorado con útiles de labranza), y restaurante. Dispone de un amplio comedor central y varias salas reducidas, decoradas como habitaciones de principios de siglo. Su excelente cocina está basada en el recetario local y productos manchegos de primera calidad. Dada que su carta está subida de precios, cuenta también con un menú gastronómico y otro del día más económico.

Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top