Parada en la Costa Brava, en Tossa de Mar

Tossa de Mar

Uno de los rincones más bellos de la Costa Brava, a unos 40 km. de Girona y 95 km. de Barcelona, se encuentra la villa turística de Tossa de Mar, definida por el pintor ruso-francés Marc Chagall, como el Paraíso Azul. Al margen de su bello entorno y de sus playas, que es uno de sus principales atractivos de la villa, conserva muy bien todo el encanto de su casco viejo, la Vila Vella (ciudad antigua), que da nombre a éste, situada sobre el monte Guardí y declarada monumento nacional; tipo medieval, de calles estrechas y empedradas, llenas de escalinatas y de  trazado anárquico; la rodea Las Murallas, que datan del siglo XII-XIV, declaradas monumento artístico nacional en 1931, con tres torres cilíndricas, de las que cabe destacar la Torre del Reloj, sobre una puerta de entrada a la plaza y la Torre del Codolar, vigilante de la Cala Codolar.

Dentro del recinto, en la parte más alta, se levanta el Castillo de Tossa, la antigua parroquia de Sant Martí, del siglo XIV, y numerosas casas de pescadores, al igual que un buen nùmero de bares, para deleite y esparcimiento de este agradable paseo.

También hay que mencionar el Museu Municipal, instalado en un edificio medieval reformado en el siglo XVIII, antiguo Palau del Batlle de Sac (residencia del gobernador), dedicado a la arqueología, con mosaicos romanos, y a la pintura, copn obras de arte moderno, siendo su principal cuadro “El Violinista Celeste”, obra de Marc Chagall. La Capilla de la Virgen del Socorro, consagrada a finales del siglo XVI y la Capilla de San Miguel, con un altar barroco, que se encuentra próxima a la Casa de la Cultura, ubicado en una antiguo hospital de finales delsiglo XVIII. Como anteriormente dijimos, entre sus atractivas playas haremos mención especial a las de Mar Gran y Sa Palma, que conforman la bahía y están protegidas por los islotes que la cierran. Siguiendo la costa en ambas direcciones, también encontraremos algunas bonitas y seductoras calas donde darnos un refrescante chapuzón.


Hotel Diana.  Plaza de España, 2  Tossa de Mar (Girona).

Hotel Diana en Tossa de Mar

Ubicado en un edificio modernista, construído por un arquitecto discípulo de Antonio Gaudí, quien diseñó también la chimenea que preside el salón principal; y protegido por el Ayuntamiento de Tossa de Mar como edificio singular. Se trata de un hotel de dos estrellas, en primera línea de playa, con acceso directo a la misma, hacia donde dan todas las habitaciones, excepto una algo más pequeña, que da a la plaza. No existen lujos, pero sí buen ambiente y confortabilidad. Equipamiento correcto y aparcamiento cercano. Cabe destacar lo agradable de su terraza, con una magnífica vista panorámica del castillo y la playa.

Restaurante Castell Vell.  Plaza de Roig i Soler, 2  Vila Vella. Tossa de Mar (Girona).

Restaurante Castell Vell en Tossa de Mar

Situado dentro de la zona amurallada, en el casco histórico; de estilo rústico y decorado con objetos antiguos y apéros de labranza. El comedor está distribuído en varios niveles. Se trata de un establecimiento muy frecuentado, siendo ya un clásico de la zona. Nos ofrece una cocina catalana, donde caben destacar sus platos de pescados. Servicio esmerado. Dispone de una atractiva terraza.

Además de todo lo referido y dada las fechas en que estamos, que cuando el calor aprieta soñamos con una bonita y refrescante playa, cosa que abunda en Tossa de Mar y sus alrededores, un atractivo añadido para dejarnos caer por esta bella villa es que del 1 al 31 de Agosto se celebra el Festival Internacional de Música, con conciertos de música clásica, jazz, flamenco y música popular de diversos países.

Foto principal via: Yfrog

Tags: ,

Imprimir


También te interesará...

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top