La reserva natural parcial de Barayo, en Asturias

Barayo

En las cercanías de la localidad asturiana de Puerto de Vega, se localizan las playas de Barayo, un bello arenal originado por la desembocadura del río homónimo, en Asturias. Barayo es una reserva natural parcial entre los concejos de Navia y Valdés. Se extiende junto a Luarca, entre la N-632 y el litoral, y ocupa unos 3,31 kilómetros cuadrados.

La reserva tiene, además, una zona periférica de protección, formada por la cuenca fluvial del río Barayo (21 kilómetros cuadrados). La importancia de Barayo radica en que pese a su pequeña superficie agrupa una serie de ecosistemas materiales.

La playa, de unos 700 metros de longitud, está encorsetada por los extensos acantilados que dominan todo este tramo costero y en ella desemboca el corto río Barayo o Barayu. Geológicamente, la reserva es un triángulo que en sus lados muestra arena playera, formaciones de pizarra y cuarcitas, pero ya en la zona de Sabugo.

Gracias al desagüe de Barayo se han formado áreas de marismas, campos de dunas, boquetes de ribera y el propio arsenal de la playa. Efectivamente, tras los meandros, el río Barayo genera limos y humedades aprovechadas por los carrizales y las alisedas pantanosas. Por otra parte, en la playa de Barayo se puede admirar la vegetación de dunas y si os fijáis, apreciaréis el magnífico estado de las dunas embrionarias y secundarias. Tras ellas, una hermosa arboleda de pinos.

Por otra parte, el río al desaguar permite el desarrollo de comunidades vegetales subhalófitas, osea, configura un paisaje de cañizales y carrizales. Tampoco están lejos las carbayedas, en las laderas que cierran la desembocadura del río. Las partes más cenagosas de la reserva facilitan la conservación de las alisedas postdunares; por el contrario, las zonas más acantiladas de la ensenada también son interesantes para los aficionados a la botánica.

La cuenca baja del río alberga comunidades de nutrias y ostreros, dos especies muy protegidas. El ostrero, pues pocas parejas nidifican en la región, y la nutria, porque difícilmente alcanza el área costera. También se pueden observar gran diversidad de aves como ánades, limícolas, cormoranes, gaviotas, paseriformes, etc. De todas formas, las grandes estrella de esta reserva natural parcial de Barayo son la nutria y el ostrero.

Foto Vía: Parque Histórico

Tags: ,

Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top