Balmaseda, pueblo medieval en Vizcaya

Balmaseda

Siempre que pido consejo para viajar al País Vasco me hablan mucho de los pueblos y ciudades costeras. Soy de los que gustan de conocer pequeños pueblos pintorescos en donde se pueda saborear lo mejor de las tradiciones del rincón que visitamos. Esta vez no me recomendaron un pueblo en la costa, sino más al interior, a unos 35 kilómetros al suroeste de Bilbao.

Allí en la provincia de Vizcaya tenemos el precioso pueblo de Balmaseda, pequeñito y encantador, muy cerca ya de la frontera con Burgos. Tiene el orgullo de haber sido una de las primeras villas fundadas en Vizcaya, con más de ocho siglos de historia. Rodeado de montañas, lo atraviesa el río Cadagua, que pasa por Balmaseda en una preciosa cascada bajo el Puente Viejo, uno de los símbolos y las postales más fotografiadas aquí.

Pero lo mejor de Balmaseda es pasear por su centro histórico. Este es el típico pueblo medieval en el que dar un viaje atrás en el tiempo. A través de su puente medieval se accede a un laberinto de callejuelas estrechas y empedradas, en el que antiguamente se situaba la judería de Balmaseda. Allí veréis preciosas casas nbiliarias de piedra y otros edificios.

Por ejemplo el célebre Palacio de Orcasitas, el Ayuntamiento, que destaca especialmente por su magnífico pórtico, o las iglesias de San Juan y San Severino, además de ese clásico Puente Viejo o de la Muza, construido en el siglo XIII y que aparece en el escudo del pueblo. Tal vez el encanto radica precisamente en el silencio, la tranquilidad y el ambiente medieval que se respira aquí.

Precisamente en Balmaseda se celebra todos los años el tradicional Mercado Medieval, uno de los más famosos de la zona. Todo el pueblo se ambiente perfectamente, decorándose las casas y disfrazándose la gente. Por las calles aparecen artistas callejeros, como músicos, cómicos, brujas, fakires… un ambiente completamente medieval en uno de los pueblos medievales más bonitos de España.

Balmaseda es de esos lugares en los que pasar un maravilloso fin de semana. Su patrimonio natural y monumental nos invitan a hacer un recorrido por plena Edad Media. De esos lugares sencillos y encantadores que guardaréis en la memoria durante mucho tiempo.

Foto Vía Cazarabet

Tags: ,

Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top