Arévalo, nobleza castellana

Arevalo en Avila

Situada al norte de la provincia de Ávila, a 50 kms. de su capital, en la confluencia de los rios Adaja y su afluente Arevalillo, fronteriza con las provincias de Segovia, Valladolid y Salamanca, se encuentra la noble villa de Arévalo,  que congrega en sus calles y plazas a mucha gente, especialmente los fines de semana, no sólo por su belleza y monumentalidad sino también por la bien merecida fama de su gastronomía que la ha convertido en lugar turístico y muy visitado.

Por su situación estratégica, Arévalo ha sido siempre cruce de caminos y calzadas, motivo que sirvió para que todos los pueblos llegados a la Península se establecieran en sus tierras, desde los celtas a los árabes, a quienes se debe la mayor parte de los monumentos existentes y con los que la ciudad alcanzó un importante progreso, pues en esta época se levantó el Alcázar, se reforzaron las murallas, se construyeron puentes, pozos y un bello conjunto de iglesias mudéjares que hacen de Arévalo un bonito pueblo con mucho encanto.

En esta ciudad pasó gran parte de su juventud la reina Isabel La Católica y tras la reconquista estuvo ocupada por muy distintos linajes, figurando sus escudos de armas en sus nobles casas.

Declarada Conjunto Histórico Artístico en el año 1970, la ciudad de Arévalo reúne un buen número de bonitas plazas y calles y bellos monumentos dignos de ser visitados, entre los que cabe destacar el Castillo, del siglo XV, la Muralla, de la que se conserva su parte norte con la Puerta de la Cárcel o Arco de Alcocer, que fué la entrada principal y que hoy lo ocupa la oficina de turismo; la Iglesia de Santo Domingo de Silos, en la Plaza del Arrabal,  es una mezcla de estilos arquitectónicos que reúne elementos románicos, mudéjares, como el ábside, y góticos, como sus naves; la Iglesia de San Juan, edificada en la propia muralla, que formaba parte del palacio de los Trastamara; la Iglesia de Santa María, en la Plaza de la Villa, con una espectacular torre abierta por una ojiva en su parte inferior y atravesada por la calle del mismo nombre; la Iglesia de San Miguel, del siglo XIII, con una torre desmochada y rematada en ladrillos y una bonita y sencilla fachada mudéjar, en su interior guarda un retablo flamenco dedicado a  San Miguel; la Iglesia de San Martín llamada de las torres gemelas, del siglo XII, situada en la Plaza de la Villa. Los conventos son varios, siendo el más destacable el Convento de San Francisco, de comienzos del siglo XIII, de estilo románico-mudéjar, y otros tales como el Convento de Santa María La Real, el Convento de San Nicolás y el Convento de Santa Isabel de la Encarnación. Entre sus casas nobles hay que reseñar el Palacio de los Sedeños y la Casa de los Sexmos.

Entre sus plazas, la Plaza de la Villa es la más interesante, pues en ella están los principales monumentos de Arévalo, plaza de grandes dimensiones con soportales sostenidos por columnas de fusta; la Plaza del Arrabal, es la plaza principal y la más animada, con tiendas y bares de buen tapeo; la Plaza de Angela Muñoz, junto a la anterior, es la plaza con mayor animación nocturna. Pero ya que estamos hablando de ambientes, bares y gastronomía, independiente de tapear algo, estando en Arévalo es de obligado cumplimiento sentarse a una mesa de cualquiera de sus muchos restaurantes y disfrutar de un buen asado, con la confianza de que todos son grandes especialistas y los elaboran de maravilla; no obstante, antes habrá que tener preparado y visto el lugar donde poder descansar de este agradable paseo descrito y del posterior y extraordinario asado, del que también haremos la propuesta de donde ir a degustarlo para así completar nuestra Parada y Fonda” del día.

Hotel Posada Los Cinco Linajes.    Plaza del Tello, 5   Arévalo (Ávila).

posada V Linajes en Arevalo

Situado en la zona de la judería, junto la iglesia de Santo Domingo de Silos, en una antigua casona construída sobre los cimientos de una anterior del siglo XIII, rehabilitada que conserva los elementos originales, decorados con detalles modernos pero armónicos con la época. Cuenta con catorce habitaciones totalmente equipadas dispuestas en dos plantas con decoración propia cada una de ellas. Destaca su patio central con columnas de piedra y su bodega restaurante con muros de piedra y bóveda de madera. Dispone de cafetería y salón para reuniones.

Restaurante Asador Las Cubas.   calle Figones, 11  Arévalo (Ávila).

Restaurante Asador las Cubas

Este asador se encuentra ubicado en lo que era una antigua bodega, que con una decoración rústica ha creado un espacio coqueto y acogedor. Posee el Gran Collar Gastronómico Internacional de 1993 y su bien merecida fama es debida a sus exquisitos y crujientes asados de cochinillo y cordero en horno de leña a la vista del público. Excelente.

Para cerrar la visita a Arévalo, a tan solo 2 km., se encuentra la Iglesia de la Lugareja, considerado la principal joya del románico-mudéjar de toda la provincia de Ávila, del siglo XIII, edificio sobrio, construida solamente la cabecera y el crucero. Declarado Monumento Nacional. Y para llevarse algo para casa recomendable y propio de estas tierras, los garbanzos tienen buena fama por ser de mayor tamaño y de cocción tierna.

Tags: ,

Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top