Caravaca de la Cruz, un enclave místico

caravaca de la cruz

Una bella ciudad que todos deberíamos visitar, Caravaca de la Cruz, en la Comarca del Noroeste Murciano. Este enclave recibió el titulo de ciudad a mediados del siglo XIX y es uno de los municipios con mas historia y tradición de la comunidad de Murcia.

La historia forma parte de Caravaca de la Cruz, desde el paleolítico hasta la edad media y pasado por la actualidad, hay restos en esta localidad de todos los antepasados que habitaron la zona. La antigua Cartago es conocida por todos, de ahí su importancia, la huella de los romanos esta muy presente en la población.

Pero sin duda alguna, el elemento que le concede a Caravaca de la Cruz ese aire de única y especial es la Cruz. El leño de la Cruz se conserva de Caravaca y es considerado un símbolo cristiano que representa el contenido del mensaje y la acción de Cristo. Lo que aún le da mas fuerza es el misticismo de su procedencia y es que se trata de una cruz que procede de Jerusalén, una reliquia que se custodia en Caravaca de la Cruz. Esta fue custodiada antaño por la Orden del Temple y posteriormente por la de Santiago.

Su misticismo y su fuerza espiritual es la que hace que muchos turistas visiten la localidad para visitar la población que guarda dicho tesoro. Existen varias tradiciones y rituales a su alrededor que son seguidos por fieles y curiosos.

Aunque este sea el elemento mas atrayente para los turistas, Caravaca de la Cruz cuenta con otros atractivos, como el turismo rural, que les llevara a conocer lugares realmente bellos, como los manantiales de Las Fuentes del Marqués o Las Tosquillas, entre otras. Su artesanía también es digna de apreciar y sin duda alguna la gastronomía se merece una parada en alguno de los restaurantes de la zona, para probar las ricas Yemas y el Alfajor, en lo que a postres se refiere y los riquísimos arroces cocinados con garbanzos.

Visiten la población murciana de Caravaca de la Cruzo y contemplen el leño de la mística cruz y disfruten de sus ricos manjares. Así alimentarán cuerpo y alma.

Tags:

Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top