Denominación de Origen Rioja

Son muchos los lugares de España que cuentan con deliciosos caldos y algunos de ellos con Denominación de Origen. Es por eso que hoy les queremos dar a conocer la importancia de este vino, el de Rioja, amparado por la Denominación de Origen Calificada.

Los primeros datos que se tienen relacionados con la garantía y calidad de estos caldos riojanos son de 1650, aunque se tiene constancia que hacia el siglo XII, el Rey Sancho de Navarra ya hacía mención a estos magníficos vinos.

Años mas tarde, hacia 1780, se formó la Real Sociedad Económica de Cosechadores de Rioja, con el objetivo principal de fomentar los cultivos de vid de la zona, así como la elaboración de los mismos y su posterior comercio.

Ya en los comienzos del siglo XX, se dio a conocer una nueva orden, que se conocía como “origen”, llevada a cabo por el Consejo Regulador, con la misión de delimitar la zona de elaboración de los vinos y vigilar la precinta de garantía, así como a los posibles falsificadores de los vinos de Rioja, que no fue hasta 1970 aprobada como auténtica Denominación de Origen.

Del mismo modo, cabe mencionar también las zonas donde se realiza este estupendo vino, que posee la distinción de Denominación de Origen Rioja. Estas zonas son La Rioja, Álava y Navarra, en donde se encuentran un total de 144 términos municipales aptos para la producción de la uva con calidad justa para la Denominación, 118 pertenecientes a La Rioja, 18 en Álava y 8 en Navarra.

Así pues, las variedades de uva necesitadas para la realización del vino Rioja son: en la modalidad de tinto la uva garnacha, mazuelo, graciano y tempranillo, y en la variedad blanca, la malvasía de rioja, la garnacha blanca y viura.

En definitiva, una zona con un clima ideal para la elaboración de un vino que merece la distinción que posee, ya que al paladar es inigualable.

Foto vía: alavaturismoenpueblos

Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top