Ruta de Vigo a Bayona en Pontevedra

Si no han tenido la ocasión de viajar a Pontevedra, y mucho menos conocer sus preciosos parajes, ya es el momento apropiado para gozar de la naturaleza en todo su esplendor. Y qué mejor para eso que realizando una ruta, la que va desde Vigo a Bayona.

Este largo paseo comienza en Vigo, dando a conocer a sus caminantes gran parte de las poblaciones costeras, así como grandes monumentos arquitectónicos de gran interés cultural.

Si se encuentran fuera de Vigo, deberán recorrer aproximadamente 30 kilómetros desde Pontevedra, donde encontrarán en una rotonda la calle Condesa Pardo Bazán. En dirección a la derecha por la PO-308, se incorporarán a la carretera para continuar por la PO-531. Poco después se deben incorporar a la Autopista del Atlántico, y tomando la carretera de la izquierda, se llega a Vigo sin problemas.

Desde la Plaza de la Constitución ya se puede comenzar a visitar la Concatedral de Santa María de Vigo, del siglo XIX, disfrutando a su vez de un largo paseo por Montero Ríos Arenal y la Alameda, que se encuentran próximos al puerto deportivo, desde donde se observan casi a diario las embarcaciones que llevan a las Islas Cíes.

Así pues, más a las afueras se pueden visitar diversas iglesias, como la de Santiago de Bembrive o la de Santa María de Castrelos, así como el precioso Museo Municipal Quiñones de León de Castrelos, donde se encuentran grandes obras de arte y elementos de época prehistórica.

Por otra parte, también se pueden visitar las playas de las Islas Cíes, de gran belleza natural y aguas transparentes, así como de la playa Samil en Vigo o la playa Canido, con puerto marítimo.

Del mismo modo, tras casi 40 kilómetros, se abre ante nuestros ojos Baiona, que fue la cuna que recibió en 1493 la carabela Pinta al mando del capitán Martín Alonso Pinzón. Es por ello que se encuentra una réplica de la Carabela en el museo colombino.

En esta ciudad de Pontevedra, Baiona, se puede visitar la gran figura de la Virgen de la Roca, de unos quince metros de altura, realizada en roca granítica, aunque tanto manos como rostro están tallados en mármol blanco, con una corona de porcelana fina. En la mano derecha, aguanta un arca que es un gran mirador, desde donde se ve el Vía Crucis del Parque aledaño, la Iglesia de Baiona, la Fortaleza de Monterreal y sus tres torres, la del Reloj, la Torre del Príncipe y la Tenaza.

Sigue leyendo en: Bayona, de interés histórico-artístico

Tags:

Imprimir


También te interesará...

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top