Elciego, reflejos de buen gusto

Elciego (Álava)

Al sur de la Rioja Alavesa, delimitada por la Sierra Cantabria al norte y por el río Ebro al sur; enmarcada en un bello paraje, se extiende por una ladera a orillas del río Mayor, afluente de aquel, la villa de Elciego, en la provincia de Álava, a 40 kms. de su capital, Vitoria, ocupando unas tierras que le proporcionan una gran y excelente producción vinícola; por lo que la vida y la actividad económica de Elciego se mueve en torno al mundo del vino, gozando desde tiempos remotos de una larga historia vitícola, siendo en los siglos XVI y XVII cuando toma un mayor auge, que gracias a numerosos cosecheros, viticultores y bodegueros nos permiten en la actualidad disfrutar de unos vinos de calidad.

Es a finales del siglo XVI cuando Elciego deja de ser aldea para constituirse en villa, y es entre los siglos XVII -XVIII cuando comienzan a construirse las casas solariegas y casas-palacio que guardan unas características comunes a todas ellas, que proporcionan una homogeneidad e identidad a la ciudad, combinando con gusto la piedra de sillería, con balcones y rejas de forja, aleros de madera noble hermosamente labrados y blasonadas con escudos barrocos, que le imprimen carácter y un aspecto recio.

Entre las más destacadas que nos podemos encontrar en nuestro paseo por sus calles y plazas están, el Palacio Navarrete Ladrón de Guevara o Casa de los Hierros, situado en la Plaza Mayor, de estilo barroco, balconada de hierro y escudo de piedra; el Palacio Ramírez de la Piscina, situado en los números 1 y 3 de la calle Barco, esquina a la Plaza Mayor, que ocupa dos edificios barrocos, que cuenta con dos escudos, uno haciendo esquina, y que ha sido declarado Monumento de Bien Cultural por el Gobierno Vasco; el Palacio Zárate Nábar, en los números 14 y 16 de la calle Capitán Gallarza, entre otros.

En esa misma época se levantan plazas y otros edificios de importancia, tales como el Ayuntamiento, en la Plaza Mayor, con planta baja porticada con seis arcos corridos de medio punto con impostas, y escudo imperial sobre la planta alta; en la misma plaza está la Ermita de la Virgen de la Plaza, de planta ochavada, que alberga en su interior una imagen románico-gótica, del siglo XIV, de la Virgen de la Plaza.

Pero es la Iglesia de San Andrés, que aglutina varios estilos arquitectónicos, desde el gótico en torno a sus torres hasta el renacentista en la zona del crucero, en el exterior, y con un interesante retablo mayor, de estilo barroco y una sacristía neoclásica, en el interior, la que levantada sobre una gran plataforma, confiere un gran aspecto de solidez y sobriedad, en armonía con el resto de la población, siendo la estampa que  la caracteriza, con la Sierra Cantabria al fondo, compartiendo protagonismo en la actualidad con el espectacular edificio de la bodega de Marqués de Riscal y su hotel, proyecto del arquitecto canadiense Frank Gehry, autor del Guggenheim de Bilbao, que se erige de forma impresionante sobre la villa; construída en titanio y acero, presenta una cabellera encrespada, cuyas láminas reflejan la luz del sol, emitiendo diferentes tonalidades llenas de simbolísmo, rosa (vino tinto), oro (malla de la botella) y plata (cápsula), que proporcionan a la ciudad un aire de modernidad.

Sin lugar a dudas, en “Lugares con encanto. Parada y fonda“, hemos de proponer la estancia en esta maravilla de hotel, aún cuando se nos escape de los parámetros económicos marcados, al igual que el almuerzo o la cena previstos.

Hotel Marqués de Riscal.  calle Torrea, 1  Elciego (Álava).

Hotel Marqués de Riscal. Elciego (Álava)

En un espacio único y especial, vanguardista, presenta 43 habitaciones de lujo, con un diseño moderno y exclusivo, con todas las comodidades y servicios, pudiendose visitar las bodegas y disfrutar de una excelente gastronomía en sus restaurantes, que ofrecen una cocina tradicional riojana con influencia de la nueva cocina y una buena selección de vinos de la bodega Marqués de Riscal. Cuenta con una estrella Michelín.

Otra opción más asequible para la ocasión y bastante recomendable es el Hotel Villa de Elciego. calle del Norte, 1  Elciego (Álava), situado junto a la Plaza Mayor, donde dispone de 18 habitaciones bien adecuadas y otras dependencias bien acondicionadas, destacando el salón abuhardillado de madera y su restaurante “Mesón Villa de Elciego“, que preparan buenos platos de la cocina típica de la comarca, elaborada con buenas materias primas.

No hay que marcharse de esta bonita y elegante villa de Elciego sin visitar alguna de sus magníficas bodegas ni sin catar sus excelentes vinos.

Foto primera vía: todopueblos

Tags: ,

Imprimir


También te interesará...

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top