Mondoñedo, colmado de bondades

Mondoñedo (Lugo)

Asentado en un fértil valle, rodeado de verdes colinas, en el interior de la comarca de La Mariña Central, de la que es su capital, al norte de la provincia de Lugo, a 55 kms. de la capital, el pequeño y bonito pueblo de Mondoñedo, en un ambiente apacible, no solo nos ofrece un bello paisaje, abundante en agua de rios y fuentes, montes y recoletas huertas, que proporcionan unas buenas verduras y pescados de río que permiten una buena gastronomía; sino que, además, nos muestra un estupendo conjunto monumental y arquitectónico en un plácido paseo por sus largas y rectas calles empedradas de su casco antiguo, considerado Conjunto Histórico-Artístico en el año 1985.

El principal interés de nuestro paseo se centra en la preciosa Plaza de España, en la que destaca la Catedral, Monumento Nacional desde 1902, que bien plantada domina la plaza, robusta, de piedra dorada, que aúna una mezcla de estilos; levantada en el siglo XIII, está flanqueada por dos torres barrocas del siglo XVIII, con la portada románica original, con un rosetón ojival del siglo XVI; en su interior de planta basilical de tres naves destacan los coros renacentista y gótico-flamígero, sus pinturas murales del siglo XIV, las capillas y la imagen de Nuestra Señora La Inglesa, siglo XVI, así como el claustro barroco del siglo XVII. También alberga el Museo Diocesano, con obras de pinturas, esculturas, retablos y orfebrería de gran interés.

Junto a la catedral está el Palacio Episcopal, del siglo XVIII, enfrente los soportales de la plaza y en la parte alta el Antiguo Consistorio, teniendo a su izquierda la estatua del escritor Alvaro Cunqueiro, que mira a la catedral sentado y relajado. La plaza queda como cercada por la presencia de las colinas que asoman por encima de sus edificios.

En la Plaza do Concello, se encuentran el edificio del Ayuntamiento y la Iglesia de Santiago, de finales del siglo XIX y principios del siglo XX, por lo que se le conoce como “Iglesia Nueva”; y es un lugar agradable para pasear e ideal para tomar unas tapas en algunas de sus tascas y tabernas o sentarse en alguna de las muchas terrazas que hay. También resulta grato caminar por la alegre Alameda Os Remedios y visitar el Santuario de los Remedios, edificio barroco del siglo XVIII, que acoge a la patrona de la ciudad.

Un lugar pintoresco resulta el barrio dos Muiños, donde el río Valiñadares se abre en varios canales, habiendo rincones donde grupos de casas junto al río conforman un buen nùmero de puentes y pasadizos para salvarlo; y además, en este barrio se encuentran el Ponte de Os Pelamios, o de los cuatro caños, y el románico Ponte do Pasatempo.

Merece también un paseo por la Judería, que se encuentra tras la Fonte Vieja, del siglo XVI y muy cerca el Real Seminario Conciliar de Santa Catalina, siglo XVIII. Del mismo siglo son también el Hospital de San Pablo,  y la Fuente de San Lázaro.

A la hora de comer, si no es tapeando, bien puede ser el Restaurante O Valeco, junto al Ponte do Pasatempo, moderno y acogedor, en el que destacan los platos de caza, o en el Restaurante A Voltiña, en la Crtra. Nal. Irún-Santiago, exitosa casa de comidas, con excelentes guisos caseros de la cocina tradicional gallega.

Debido a que la oferta hotelera de la localidad es algo escasa y dada la cercanía del pueblo de Vilalba, que bien merece la pena visitar y que cuenta con un establecimiento hotelero con mucho encanto, es por lo que “Lugares con encanto. Parada y fonda” lo sugiere para la ocasión.

Hotel Parador de Vilalba. c/ Valeriano Valdesuso, s/n.  Vilalba (Lugo).

Hotel Parador de Vilalba. Vilalba (Lugo)

Ocupa un impresionante torreón octogonal medieval de lo que fue el antiguo castillo y al que se accede por un puente levadizo, en el que disponen de seis habitaciones y un salón, decorados y ambientados en la época. Junto a la torre se levanta un edificio de piedra de tres plantas, al estilo de pazo, donde se encuentran el resto de las 42 habitaciones, decoradas con estilo rústico más actual.

No hay que marcharse de Mondoñedo sin haber probado su repostería, de la que hay que hacer mención especial a la “Tarta de Mondoñedo”, afamado postre elaborado con hojaldre, almendra y cabello de ángel. De igual forma hay que referirse a lo rico que hacen el pan y las empanadas.

Foto vía  floracantábrica

Tags: , ,

Imprimir


También te interesará...

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top