Úbeda, “Para andarse por sus calles y plazas”

Ubeda - Sobre España

“Irse por los cerros de Úbeda” o “andarse por los cerros de Úbeda”, es una frase popular, que según la leyenda, se le atribuye a un capitán del rey Fernando III como respuesta a su rey, tras su desaparición antes de entrar en combate durante la reconquista de la ciudad, cuando al término de la batalla, una vez reconquistada, aquél le preguntó donde había estado. Hoy la frase sigue popularizada para quienes se pierden o desvían en algún tema o conversación. Aunque bien es cierto, que el lugar ideal para “perderse” o “andarse por sus calles y plazas”, es la propia ciudad de Úbeda, ejemplo único del Renacimiento, declarada Conjunto Histórico-Artístico en 1955, nombrada Ciudad Ejemplar del Renacimiento en 1975 por el Consejo de Europa, y Patrimionio Cultural de la Humanidad, junto a la cercana ciudad de Baeza, en el año 2003, por la Unesco; y que a buen seguro nos enamorará por su grandeza y su permanente esplendor.

Numerosos monumentos de gran belleza y singularidad nos encontraremos en nuestro paseo, iglesias, conventos, palacios, casas hidalgas, puertas, torres, etc., pero es la ilustre y excepcional Plaza de Vázquez Molina, una de las más bellas de España, la que concentra la principal monumentalidad de la villa, y donde hemos de iniciar la visita. La plaza, de forma trapezoidal, la cierra el monumento más destacado de la ciudad, una auténtica joya, la Sacra Capilla del Salvador del Mundo, iniciada por Diego de Siloé y continuada por su discípulo Andrés de Vandelvira, considerada quizás la más bella obra arquitectónica religiosa privada del renacimiento español. A sus espaldas está el Hospital de los Honrados Viejos del Salvador, y más allá un bonito mirador.

Junto a la Capilla, se encuentra el Palacio del Dean Ortega, con una sobria fachada y portal, con balcón en esquina, característico de la ciudad, y un bonito patio interior; hoy convertido en el Parador Nacional Condestable Dávalos. En el mismo lateral de la plaza, está el Palacio de Vazquez Molina, conocido como el Palacio de las Cadenas, que en sus inicios las tuvo rodeando la puerta pirincipal; hoy acoge en su interior las dependencias del Ayuntamiento, el Archivo Histórico Municipal y el Museo de la Alfarería. Frente a este la Iglesia Colegiata de Santa María de los Reales Alcázares, construída sobre una antigua mezquita, en la que destacan su sólida fachada, la portada principal y el claustro, además de acoger en su interior numerosas obras de arte y la imagen de la Virgen de Guadalupe, patrona de la ciudad.

A su lado está la Cárcel del Obispo, hoy sede de los Juzgados; y junto a esta el Palacio del Marqués de Mancera, que tiene delante el Antiguo Pósito, que sirvió de prisión y de almacén de cereales; en medio de la plaza, la Fuente Renacentista, con pilón octogonal.

Dado el gran número de monumentos renacentistas que merecen visitarse, reseñaremos entre los edificios civiles, especialmente, el Palacio de los Vela Cobos, con destacada portada, balcones en esquina y galería abierta; el Palacio del Conde de Guadiana, con ventanas esquinadas y torre plateresca; además del Hospital de Santiago, que actualmente alberga el Museo de Semana Santa.

Otros monumentos de consideración, en mezcla de estilos arquitectónicos, son el Monasterio de Santa Clara, y junto a este la Iglesia de San Pedro, con portada renacentista, ábside románico y capillas góticas. La Iglesia de San Pablo, con fachada principal gótica y otra románica, y torre plateresca. Y mucho, mucho más que ver.

En la ciudad de Úbeda, además de tanto arte e historia, también se cuida la cultura de la tapa; por lo que llegado el momento es una buena alternativa para refrescarnos, saciar nuestro apetito y disfrutar de su gastronomía, para lo que existen varias zonas en las que abundan los bares y tascas, en torno a la plaza de toros y al hospital de Santiago o bien por la plaza de Andalucía y la calle Gradas. Si estamos algo cansado y queremos sentarnos a una mesa, un lugar curioso y atractivo es el Restaurante Museo Agrícola, en la calle San Cristóbal, 17, decorado con numerosos enseres de campo, que prepara unos buenos guisos a la manera tradicional y unas buenas carnes asadas en horno de leña árabe.

Rte. Museo Agrícola. Ubeda (Jaen)Foto vía guisaillopapa

A la hora de descansar o de establecernos, un lugar idóneo y acorde con la visita:

Hotel María de Molina. Plaza del Ayuntamiento s/n.  Úbeda (Jaén).

Hotel Maria de Molina. Ubeda (Jaen)

Situado en pleno centro del casco histórico, ocupa un palacio del siglo XVI de tres plantas, en cuya rehabilitación y decoración han utilizado elementos originales, destacando un patio central con columnas. En un ambiente de tranquilidad ofrece 20 habitaciones amplias, elegantes y bien cuidadas.

Dada la cercanía de la ciudad de Baeza, de la que “Lugares con encanto en España. Parada y fonda” describe una atractiva visita, dentro del apartado de su provincia, Jaén, no hay que dejarla pasar, pues ambas van ligadas a esta maravillosa ruta, sin igual, por el esplendoroso Renacimiento español.

Tags: ,

Imprimir


También te interesará...

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top