El Canal Imperial de Aragón, entre Tudela y Zaragoza

Canal Imperial de Aragon

Entre Tudela y Zaragoza hay casi 90 kilómetros. Un trayecto que durante el siglo XIX se podía hacer en barco a través del Canal Imperial de Aragón, considerado una de las obras hidráulicas más importantes de Europa. ¿El porqué de esta construcción?. Muy sencillo: mejorar el regadío llevando el agua del río Ebro hasta Zaragoza.

A pesar de que la idea original se remonta a mediados del XV, fue construido tal como lo vemos hoy a finales del siglo XVIII, y en la actualidad consta de 110 kilómetros de longitud. Fueron las sequías de aquellos siglos en los campos navarros y zaragozanos los que propiciaron precisamente su construcción. Tiene su origen en el Bocal de Fontellas, un pequeño pueblo situado a ocho kilómetros de Tudela, y concluye en Fuentes de Ebro, 35 kilómetros al sudeste de Zaragoza.

Actualmente os recomendaría que, si sois amantes de la bicicleta, sigáis el curso del Canal Imperial a modo de excursión, siempre haciéndolo por el camino de la margen izquierda del Canal. La ruta cuenta con pistas forestales y carreteras secundarias, y se pasa por los pueblos de Fontellas (inicio), Ribaforada, Buñuel, Cortés, Novillas, Mallén, Gallur, Luceni, Las Pedrosas, Grisén, Alagón, Zaragoza y Fuentes de Ebro.

Bastantes kilómetros de la ruta se hacen sobre caminos sin asfaltar, con piedras, de ahí que haya que tener cuidado. A lo largo del camino se puede parar perfectamente en los pueblos que hay junto al Canal para descansar, tomar algo o comer. En los tramos del Canal en Zaragoza se ha rehabilitado la zona con muchos paseos, entre ellos el que va desde la Avenida de San José al Parque Grande, un recorrido de solo quince minutos disfrutando del paisaje.

Claro está, la ruta en bicicleta se puede dividir en diferentes tramos y hacerla, por ejemplo, durante un fin de semana. En los pueblos por los que pasa el Canal hay alojamientos, la mayoría de ellos de tipo rural, para pernoctar y continuar el camino al día siguiente.

Una pena que el transporte de pasajeros y mercancías solo estuviera en funcionamiento hasta mediados del siglo XIX. Curioso que estos barcos navegaran a vela o tirados por caballerías desde las orillas. Según las crónicas y escritos el viaje entre Zaragoza y Tudela duraba unas ocho horas.

Foto Vía Ebro Nautas

Tags:

Imprimir


También te interesará...

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top