Hellín, la ciudad del tambor en Albacete

Hellin

A Hellín se la conoce como la ciudad del tambor. Precisamente acabamos de dejar atrás la Semana Santa, que en esta población es Fiesta de Interés Turístico Internacional, y en cuya celebración tienen lugar las procesiones y la célebre tamborada que, con el paso de los años, se ha convertido en el símbolo más popular y tradicional de Hellín.

Situada a unos 70 kilómetros al sur de Albacete, paseando por sus recoletas calles de aspecto musulmán uno se da rápidamente cuenta de lo pintoresco y hermoso que debe ser el transitar de las procesiones por el casco antiguo de Hellín. No en vano la Semana Santa es el mejor momento para acercarse por aquí.

Ese casco antiguo alberga también interesantes monumentos que no debemos dejar atrás. Podemos empezar una pequeña visita por la Iglesia de la Asunción, construida en el siglo XVI y que cuenta con una perfecta mezcla de elementos góticos y renacentistas, además del remate barroco de su torre; continuando por el Convento de Franciscanos, destacable especialmente por su camarín, el claustro del siglo XVI y el suelo de cerámica valenciana.

Hay otros edificios religiosos a reseñar en Hellín, como el Convento de Santa Clara, del siglo XVII, hoy Centro Cultural Municipal; el Santuario de la Virgen del Rosario, también del siglo XVII, construida sobre la antigua mezquita y que hoy alberga a la patrona de la ciudad; así como la Ermita de San Rafael y la Iglesia Parroquial del Sagrado Corazón de Jesús, en donde pueden verse algunas de las imágenes que procesionan en la Semana Santa de Hellín.

Entre los edificios civiles que podemos encontrarnos están diferentes casonas nobiliarias y algunos palacios, construidos principalmente en el siglo XVII; el Museo de la Semana Santa y el Tambor, situado en la Casa del Conde, posiblemente de los más visitados en la provincia de Albacete, el Museo Comarcal y el Museo Taurino Cañamón.

La próxima vez que tengáis oportunidad no os quedéis sin conocer la Semana Santa de Hellín. El momento culminante de la misma es la noche del Jueves Santo, aunque también hay tamboradas ya el Viernes de Dolores, el Miércoles Santo y el Sábado de Gloria. Al son del tambor la noche en Hellín es mágica y bulliciosa. Merece la pena disfrutar de esta fiesta y este rincón manchego.

Foto Vía Hellín

Tags: ,

Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top