Hoteles y paradores para alojarse en Santillana del Mar

Parador de Santillana del Mar

Santillana del Mar es una de las localidades cántabras que a un mayor número de turistas recibe, especialmente en la temporada de verano. Y aunque no lo parezca ya sólo nos quedan unas pocas semanas para alcanzar las ansiadas vacaciones estivales, así que si os apetece ir a conocer esta región vamos a indicaros donde podéis alojaros en esta bella localidad que, como ya sabréis a estas alturas ni es llana ni tiene mar.

De vez en cuando, siempre y cuando el presupuesto os lo permita, merece la pena darse un capricho yendo de vacaciones. Si podéis hacerlo podéis alojaros en uno de los dos paradores que tiene esta localidad cántabra.

El primero del que hablaremos es el que lleva el nombre de la localidad en que se encuentra. Se instala en la bella casona de los Barreda-Bracho, en la plaza de Santillana del Mar, cuyos orígenes se remontan al siglo VIII. El portón de entrada precede a unas estancias diáfanas y acogedoras, con suelos de madera y decoración tradicional en el mobiliario y los detalles ornamentales, razón por las cuales merece la pena alojarse allí.

Pero si echáis un vistazo a las habitaciones descubriréis que son confortables y acordes con el ambiente general del hotel. En el comedor se sirven los cocidos montañés o lebaniego, el solomillo de añojo a la plancha, la merluza del Cantábrico sobre espárragos verdes y la quesada pasiega, platos de la gastronomía tradicional cántabra.

El Parador Gil Blas mantiene semejanzas con el anterior, ya que se encuentra en una casona solariega del siglo XVII ó XVIII, perteneciente también a la familia Barreda-Bracho. El edificio, de estilo castellano tradicional, es un hermoso compendio de arcos, columnas y capiteles y cuenta con un patio interior rodeado de árboles y plantas. En el interior, las habitaciones cuentan con suelos de castaño, al igual que las columnas y el techo. Se ubica en la plaza Mayor de Santillana del Mar, junto a edificios históricos-artísticos de su casco antiguo.

Este establecimiento cuenta con algo menos de 30 habitaciones, todas ellas con amplios ventanales y balcones abiertos al jardín y la plaza. Están decoradas a base de pequeños doseles y grandes cortinajes. Además, merece la pena acercarse hasta la terraza, donde se puede disfrutar de una tarde de asueto al fresco.

Además de los paradores hay varios hoteles en Santillana que pueden resultar igual de cómodos. Es el caso del Hotel Santillana, ubicado en el centro de la localidad en una antigua casona medieval.

Similar ubicación tiene el Hotel Altamira, en la calle Cantón, un establecimiento de cuatro estrellas y que debe su nombre a las prehistóricas cuevas de Altamira, próximas a la localidad cántabra. La misma categoría tiene la Casona de Revolgo, otra antigua casona reconvertida en hotel.

Tienes también más información de la ciudad con lo que puedes ver y hacer allí en el siguiente enlace: Santillana del Mar. También puedes saber más de la Comunidad en este otro enlace.

Foto Vía TeamGeist

Tags: ,

Imprimir


También te interesará...

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top