Las Guerras Cántabras, Roma en Cantabria

Guerras Cántabras

Entre los años 29 y 19 a.C el Imperio romano y los pueblos astures y cántabros que habitaban la actual Cantabria se enfrentaron en lo que la historia dio a conocer como Guerras Cántabras. En aquella época Roma llevaba a cabo la conquista de toda la Península Ibérica. Una contienda que contó incluso con la presencia personal de César Augusto, nombrado emperador el 16 de enero del año 27 a.C, quien se desplazó desde Roma hasta Cantabri y el norte peninsular.

La presencia del emperador en las Guerras Cántabras le dio el estatus que otras no habían tenido. La gloria de los grandes emperadores  era su carácter conquistador, y Augusto hasta entonces no había conseguido grandes méritos. De ahí que pusiera rumbo hasta el norte de España para someter a los pueblos que aún se mantenían sin ser conquistados.

Durante algunos años los cántabros no cejaban en su empeño de saquear los territorios del sur, la tierra de los vaceos ya conquistados por Roma. Los militares romanos no podían poner fin a estos pequeños conflictos, y la zona de Cantabri seguía sin poder ser sometida. De ahí que Augusto, ya nombrado emperador, no vio otra salida que trasladarse in situ y ponerse al mando de las siete legiones que conformaban el grueso del ejército romano.

Más de 30.000 soldados contra el grupo de pueblos astures y cántabros que vivían en la zona. Augusto creyó que aquello resultaría una victoria fácil, pero no contaba con lo agreste del terreno ni la espesura de los bosques, donde no dejaban de producirse escaramuzas. Tanto es así que el propio emperador, fatigado, hubo de retirarse durante un tiempo a Tarraco para preparar nuevas estrategias de combate.

Poco a poco el avance romano fue empujando a los cántabros hasta la costa. Una vez atravesados los bosques y las zonas montañosas todo comenzó a ser más sencillo. Una vez cerca del mar les esperaba la marina romana, la cual desembarcó en Portus Blendicum, hoy Suances. Los guerreros cántabros tenían por costumbre que, antes de ser hechos prisioneros, se suicidaban.

La guerra se dio por finalizada en el año 19 a.C, aunque hubo diferentes rebeliones y revueltas en años posteriores. Sin embargo la furia de Roma fue inapelable: la región fue devastada y los castros saqueados e incendiados.

En Los Corrales de Buelna tienen lugar el último fin de semana de agosto las Fiestas de las Guerras Cántabras, Fiesta de Interés Regional, que precisamente recrea algunos de los episodios más conocidos de la batalla.

PARA SABER MÁS…

Foto Vía Ricardo Vega Usle

Tags:

Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top