Argamasilla de Alba, en un lugar de la Mancha

Argamasilla de Alba

Argamasilla de Alba no sería la misma si a Cervantes no se le hubiera ocurrido contarnos las aventuras y desventuras de Don Quijote de la Mancha. Aquí es donde la tradición cervantina sitúa ese “lugar de la Mancha” con el que el escritor quiso colocar el origen de las peripecias de este personaje. Porque Argamasilla está en pleno corazón de la comarca de La Mancha, a 80 kilómetros al este de Ciudad Real, muy cerquita de Tomelloso.

En Argamasilla de Alba comienza precisamente una de las Rutas del Quijote, la que en 1905 escribiera Azorín. Pero además de la figura del Quijote, en Argamasilla hay otros monumentos de notable interés, comenzando por el Castillo de Peñarroya. Situado junto al pantano del mismo nombre, esta fortaleza de la Orden Militar de San Juan de Jerusalén fue construida en el siglo XIII. Se puede visitar el interior y conocer la Ermita Santuario de la Virgen de Peñarroya.

Ya dentro del pueblo la visita nos lleva hasta la Iglesia de San Juan Bautista. Construida en el siglo XVI, resulta muy llamativa su entrada principal inconclusa, conocida como el Descubierto ya que sus columnas y arcos aparecen sin techar. Las capillas laterales datan de los siglos XVII y XVIII.

Volviendo a Cervantes y su Quijote en Argamasilla hay otro punto clave del escritor y su obra que no debemos perdernos. Se trata de la Casa Cueva de Medrano, en la que se se cree que Cervantes comenzó a escribir su libro. Allí se encontraba preso por el alcalde Medrano el artista, de ahí que sea de tanta importancia dentro del universo quijotesco. Desde 1970 está declarado Monumento de Interés Artístico.

Un nuevo monumento a visitar en Argamasilla de Alba es la Ermita de San Antón. Construida entre los siglos XVII y XVIII sobre una antigua iglesia dedicada a San Vicente Ferrer, destaca especialmente por la talla de San Antón, coronada por una imagen de la Santa Faz. Es una iglesia bastante pequeña.

Desde Argamasilla podéis seguir la ruta cervantina o bien visitar el Parque Natural de las Lagunas de Ruidera, a pocos minutos en coche del pueblo. Estamos ante uno de los espacios naturales húmedos más hermosos de España, ya que las lagunas se engarzan las unas con las otras. En total son quince lagunas y más de 3.700 hectáreas, en las que viven más de 800 especies diferentes de flora y una gran cantidad de aves acuáticas.

Además de su célebre carácter cervantino, Argamasilla de Alba es uno de los pueblos más interesantes de La Mancha. A un lado Tomelloso y al otro las Lagunas de Ruidera, sirve como punto de enlace también con la cercana provincia de Albacete. Merece la pena acercarse hasta aquí.

PARA SABER MÁS…

Foto vía: oficina de turismo de Castilla la Mancha

Tags: , ,

Imprimir


También te interesará...

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top