La Revuelta del 2 de mayo de 1808 en Madrid

La carga de los Mamelucos de Goya

Francisco de Goya inmortalizó en 1814 en su obra El dos de mayo de 1808 en Madrid, los acontecimientos que tuvieron lugar ese día en la capital de España. Aquel día los madrileños no pudieron más y se rebelaron ante las tropas francesas que, al mando de Murat, ocupaban la ciudad desde el 23 de marzo.

Hechos ocurridos el 2 de mayo de 1808 en Madrid

Todo comenzó frente al Palacio Real. Esa mañana estaba prevista la marcha de la reina de Etruria, hija de Carlos IV, y el infante Fernando de Paula, a Bayona por orden de Murat. Los madrileños allí congregados, al percatarse de que las salidas eran ya un hecho, penetraron en el palacio con el fin de evitar la partida al menos del infante. Murat ordenó a un batallón de granaderos de la Guardia Imperial acudir al palacio y disparar contra la multitud.

Fue el origen de todo. La muchedumbre se lanzó a la calle iniciándose así la revuelta. El pueblo luchó con lo que tenía: navajas, utensilios de cocina, herramientas… y arremetió contra todo lo francés. Murat mandó al grueso de las tropas que se hallaban en los alrededores de Madrid, unos 30.000 hombres, que entrarann en la ciudad para apaciguar a la turba.

Las guerras callejeras tuvieron lugar especialmente en lugares emblemáticos de la ciudad como la Puerta del Sol, la Puerta de Toledo o el Parque de Artillería de Monteleón. A medida que los madrileños se defendían, crecían en número y se hacían más fuertes, los franceses extremaban su crueldad. Los muertos comenzaron a caer por decenas y las calles de Madrid se tiñeron de sangre, miedo y odio.

De los militares españoles solo Luis Daoíz y Pedro Velarde hicieron caso omiso de las órdenes de su capitán, Francisco Javier Negrete, de permanecer pasivos y acuartelados. Daoíz y Velarde se encerraron con sus hombres en el Parque de Artillería de Monteleón y se unieron al pueblo, luchando heroicamente hasta morir ante las tropas enviadas por Murat, que seguía obsesionado pidiendo refuerzos para aplastar la revuelta.

Los fusilamientos del 3 de Mayo en Madrid

Los fusilamientos del 3 de Mayo en Madrid – cuadro de Goya

Resolución de los acontecimientos

Todo acabó esa misma tarde cuando el propio Murat firmó un decreto en el que sentenciaba a muerte a todos los españoles que ese día habían tomado un arma en sus manos. Las ejecuciones y fusilamientos tuvieron lugar en el Salón del Prado y en los campos de la Moncloa. Fueron centenares los madrileños que, tras participar en la revuelta, cayeron abatidos por los soldados franceses de Murat. Fue precisamente Goya quien de nuevo inmortalizó en Los Fusilamientos del 3 de Mayo de 1808 la escena reflejando todo el dramatismo vivido en la montaña del Príncipe Pío.

Fue el 2 de mayo madrileño de 1808 uno de los episodios que desembocarían en la Guerra de la Independencia Española que tuvo lugar entre los años 1808 y 1814. Tras sofocar la revuelta madrileña, Murat pensó que ya se había acabado lo peor. Pero solo era el comienzo…

Tags:

Imprimir


También te interesará...

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top