El clima en Zaragoza

Clima en Zaragoza

Para empezar a hablar del clima en Zaragoza hemos de decir que es de tipo mediterráneo continental semidesértico, propio de la zona de la depresión del Ebro. Un tipo de clima que se caracteriza especialmente por sus grandes contrastes entre las estaciones, ya que en invierno hace mucho frío con nevadas (no demasiadas) y fuertes heladas, y en verano hace bastante calor, superándose siempre los 35 grados, y en ocasiones hasta los 40.

Por el contrario, al ser un clima semidesértico y no recibir la influencia del mar las lluvias escasean a lo largo del año, concentrándose especialmente durante la primavera y el otoño (mayo suele ser el mes más lluvioso estadísticamente hablando)

Algo muy curioso que sucede en Zaragoza es la presencia del cierzo, un viento del noroeste que sopla con distinta intensidad. En invierno refleja una sensación de frío mucho mayor que la que marcan las temperaturas, mientras que en verano produce el efecto contrario, refrescando del sofocante calor. Según las estadísticas, el cierzo sopla en la capital maña 353 días al año, unas veces como una pequeña brisa y otras con mucha más fuerza.

EL TIEMPO ZARAGOZANO EN CADA ESTACIÓN

PRIMAVERA

La primavera zaragozana se puede considerar liviana. Las temperaturas crecen en relación al frío invierno, y los días empiezan a resultar más soleados. No se puede decir que haya llegado ya el calor, pero hay días en los que se superan los 15 grados. Por lo general las temperaturas oscilan entre los diez grados de mínima a los 20-25 de máxima (sobre todo en los meses de abril y mayo). Aún así, de noche y de mañana, a principios de primavera, sopla el cierzo, un viento que en ocasiones es bastante frío.

Es en primavera cuando aparecen las lluvias, especialmente durante los meses de abril y mayo. Pero en realidad es una primavera relativamente corta, ya que los comienzos aún tienen el frío del invierno, y los meses finales ya avecinan el calor del inminente verano. A decir verdad se suele comentar que no existe en Zaragoza una primavera como estación genuina, ya que coge un poco tanto del invierno como del verano.

VERANO

El verano en Zaragoza es bastante cálido, seco y caluroso. Las temperaturas están casi siempre por encima de los 35 grados, y en ocasiones durante el día se llegan a superar los 40. Solo el cierzo, el viento del noroeste, suaviza algunos días el intenso calor, refrescando especialmente por las noches y durante las mañanas bien temprano. Es por lo que se dice que para salir por la ciudad en esta época del año lo mejor es hacerlo bien tarde o por las mañanas. A partir de las 12.00 horas ya hace mucho calor.

OTOÑO

Los otoños de Zaragoza son bastante suaves. En sus días se alternan los días cálidos, poco lluviosos y agradables, con temperaturas que rondan los 18-20 grados al principio del otoño, y un poco más bajas a medida que se va acercando el invierno. Ya en noviembre se nota que los días se van haciendo más cortos y la oscuridad y el frío llegan antes. Es una buena época para disfrutar de la visita, ya que la ciudad se viste de fiesta con la llegada de las Fiestas del Pilar en octubre. Hace sol, no hace frío y no llueve.

INVIERNO

El invierno en Zaragoza es bastante frío. Aún así no se dan grandes extremos en sus temperaturas en relación a otras capitales de provincia más cercanas como Huesca o Teruel (situadas a mayor altitud). Las heladas y las nevadas no son tan frecuentes como en otras ciudades aragonesas, aunque las temperaturas bajo cero de las noches y las mañanas tienen lugar desde diciembre hasta el mes de febrero. Durante el día también se puede llegar a pasar bastante frío.

Sin embargo son pocos los días que amanece Zaragoza cubierta de nieve. Según las estadísticas, la media de días con nevadas en la capital maña es de uno, debido a la situación geográfica (escasa altura). Sí provoca esto que haya numerosas nieblas y neblinas a cualquier hora del día, aunque son mucho más frecuentes durante la noche y las mañanas. Son muy típicas las estampas de la ciudad completamente bajo la niebla, presentando un aspecto casi fantasmagórico.

En definitiva cualquier época del año en Zaragoza es diferente para poderla visitar. Tal vez las mejores sean la primavera y el otoño, cuando no hace ni mucho frío ni mucho calor. Si tenéis pensado venir durante las Fiestas del Pilar, en octubre, es ideal, ya que aún no ha aparecido el frío intenso del invierno, apenas llueve y los días son bastante agradables.

MÁS INFORMACIÓN PARA VIAJAR A ZARAGOZA

Tags:

Imprimir


También te interesará...

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top