Lloret de Mar, la playa de los recuerdos

Lloret de Mar

El nombre de Lloret de Mar siempre me evoca una sonrisa nostálgica. Aquel fue mi primer viaje, con los compañeros del colegio, en un viaje fin de curso que nos llevó por diferentes lugares de España. Uno de ellos fue esta ciudad catalana que, desde aquel año de mi viaje, ha cambiado mucho, muchísimo diría yo. Encontrármela de nuevo fue una sorpresa muy agradable.

Seguro que de Lloret de Mar habéis oído hablar muchas historias de noches animadas, playas con encanto y turismo del bueno. Lloret no es como esos lugares en donde encontramos turismo de verdadero lujo. Aquí hay gente joven, de presupuestos muy parecidos al nuestro, turistas que vienen con sus viajes concertados para pasar un fin de semana en Girona, varios días de diversión y sol.

A buen seguro que también habrá muchos que penséis distinto a como lo que aquí os planteamos. También repercute en virtud de Lloret. Porque esta ciudad es para todos los gustos. Pero eso sí, quien se aburra en Lloret es porque quizás no ha experimentado la animación de sus bares en torno a sus playas. Quizás este sea el problema para algunos turistas, que van buscando algo más de tranquilidad.

Pero Lloret no creáis que ha nacido hace cuatro veranos. Ya los íberos se asentaron en la zona hace más de dos mil años, y no creo que atraídos por el surf precisamente, sino más bien con la idea de crear un asentamiento comercial en el Mediterráneo. Los romanos, que siempre estaban muy atentos a todo, se fijaron en Lloret para continuar esta ruta comercial.

Aún en el siglo X, Lloret de Mar sólo era un reducido grupo de casas aisladas en torno a la Torre de San Joan. Sin embargo es, a partir de aquí, cuando la riqueza de la ciudad comienza a crecer, y pronto su puerto se convierte en un importante centro comercial con las Américas. Pero no fue hasta 1950 cuando Lloret de Mar encontró lo que hoy es en realidad, uno de los principales centros turísticos de la Costa Brava.

Desde entonces, la ciudad ha ido creciendo poco a poco, convirtiéndose en una marea humana en verano. Sus playas y sus bares siempre están llenos de gente. El bullicio y el buen ambiente reinan a cada momento aquí. Es por eso que os invitamos a venir, a disfrutar de su ambiente, sus gentes y sus playas. Un fin de semana, unos días, una pequeña escapada. Nada de lujos, veniros con lo necesario. Lloret de Mar pone todo lo demás.

Tags: , , , , ,

Imprimir


También te interesará...

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top