Comer en Madrid, lo mejor de su gastronomía

Comer en Madrid: callos

Como dice un un amigo mío, «qué bueno es comer cuando se tiene hambre». Razón no le falta, y Madrid no se la va a quitar, eso os lo podemos asegurar. En Madrid se come bien incluso con las temperaturas más extremas. ¿Una sopa de verduras en invierno?, ¿unos callos?, ¿ensaladas en verano?, ¿unas tapas?.

Sí, unas tapas, una costumbre muy extendida por toda España, ¿verdad?. Pescados, embutidos, un buen queso. En Madrid hay una gran variedad de tapas. Tortilla española, boquerones en vinagre, orejas de cerdo, calamares, patatas picantes, croquetas, pulpo. En cualquier punto de Madrid os sirven unas buenas tapas. Si tenemos que quedarnos con algunos, yo lo haría con Huertas y la Latina.

Qué comer en Madrid: platos típicos

Que tenemos que hablar de un plato típico de la cocina madrileña… Vale, pues nos quedamos con el célebre cocido madrileño. Se trata de un guiso con garbanzos, carne de cerdo, de pollo o ternera, morcilla y verduras. En algunos sitios los he visto servido en tres platos. Primero la sopa con el caldo, luego las verduras, y finalmente la carne.

¿Quién no ha oído hablar en Madrid, aunque sea de oídas, de los huevos estrellados? Dicen que hay que probarlos en Casa Lucio.

De Madrid también nos suena el célebre bocadillo de calamares, ¿cierto? Cerca de la estación de Atocha se comen algunos de los mejores bocadillos. Allí, por ejemplo, se encuentra el «Brillante», donde muchos madrileños dicen que se come el mejor bocata de calamares.

¿Y los callos madrileños? por algo la palabra «callos» se asocia con Madrid, aunque haberlos, haylos en otras regiones españolas. No es un plato que a todos les pueda gustar, por los ingredientes tan «especiales» que lleva (la casquería del cerdo, o sea, morro, pata… lo que algunos dirían, «restos»), y a eso se le añade al final de la preparación incluso panceta, chorizo y morcilla. Un plato grasiento, sí, pero sabroso como pocos y riquísimo para los días de frío.

La sopa de ajo también es muy típica en esta tierra. En realidad lo es tanto en la comunidad de Madrid como en toda la comunidad de Castilla la Mancha, pero es que probarlo en Madrid tiene su momento. Como los callos, también es propio para los días fríos del invierno madrileño.

Aún hay más, caracoles servidos con una salsa picante, besugo al horno, albóndigas de todo tipo, bacalao

¿Qué beber?

¿Para beber? Los licores de anís y el Chinchón son lo que siempre había oído yo que se bebía en Madrid. Estos sí que podríamos considerarlos típicos madrileños. Aunque claro, en una gran capital como Madrid no falta el buen vino, la cerveza, el café en las cafeterías y terrazas, tan literarias ellas. Además, cuenta con un gran surtido de lugares gastronómicos especializados en vinos y en bebidas espirituosas. Agua de Valencia, Sangría blanca, Cava… casi cualquier bebida podréis tomarla aquí.

Postres y dulces

Lo que más me gustan, los pasteles. La mayoría de ellos están relacionados con algunas tradiciones religiosas. Por ejemplo, el 1 de noviembre los buñuelos y los huesos de santo, en Pascua el pan francés, en San Isidro las rosquillas, en San Antón los panecillos, y el 6 de enero el roscón de reyes del que el más típico es la «Corona de la Almudena». También durante todo el año se pueden degustar las tejas y los gofres, y cómo no, mi perdición, el chocolate caliente con churros. Recordad que en toda España se han hecho ya clásicos los churros madrileños.

Churros madrileños

Añádele a todo esto los «bartolillos«, que son unas empanadas dulces fritas, los «pestiños» que, aunque de origen árabe, son muy populares, los turrones tan típicos navideños

¿Comemos en Madrid? Así cualquiera, ¿no?

Para que sigas descubriendo Madrid

Print Friendly, PDF & Email

Tags:




Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top