Castellfollit de la Roca, pueblo sobre un acantilado

Castellfollit de la Roca

Sobre un impactante acantilado, que da la bienvenida al visitante, encontramos la población de Castellfollit de la Roca, cerca de Besalú en la provincia de Girona.

Nada más acercarnos por la carretera podemos observar su majestuosidad, con más de cincuenta metros de alto y casi un kilómetro de longitud. Se considera una de las creaciones más bellas e importantes del río Fluvia y el Toronell, a su paso por la comarca de la Garrotxa, uniéndole las erupciones volcánicas que se produjeron hace muchos años en la zona. Y es que no se puede olvidar que la comarca es tierra de volcanes.

Las casas en el acantilado producen una sensación de miedo al momento de verlas. Luego, más tarde, es cuando se observa su belleza y su magnitud.

¿Qué podemos visitar en Castellfollit de la Roca?

En esta emblemática localidad podrán visitar entre muchas otras cosas el pedrera, la única que trabaja el basalto y sigue activa en la actualidad. Desde 1929 la regenta la familia Ortiz, aunque se tienen datos de ellas desde el 1887. Es una experiencia interesante el conocer cómo trabajan la piedra con diamante, cómo utilizan los explosivos etc.

Si seguimos con la visita, podemos enredarnos en su entramado de calles y callejuelas que nos llevan por los puntos mas significativos de la localidad. Uno de ellos, en la punta del acantilado, encontramos la iglesia y un mirador con unas vistas realmente impresionantes. Si no sufren miedo a las alturas no pueden dejar de subir al campanario de otra de las iglesias, desde la que, después de subir una escalera de caracol sin fin, podrán ver la población de Castellfollit de la Roca desde un punto de vista realmente bello.

Pasear por este pueblo de la Garrotxa es volver al pasado. Los lugareños, las casas, las calles que conducen sin pérdida a la punta del acantilado y el ambiente se encargarán de ello, solo deben dejarse llevar.

Castellfollit de la Roca ofrece un bello paisaje y una jornada en plena naturaleza, por lo que no olviden llevarse su cámara de fotos. ¿Sabíais también que, en invierno, apenas está a menos de una hora en coche de poder hacer esquí Pirineo Catalán?.

Además en la localidad podrán disfrutar de unas magdalenas que no tienen desperdicio, se podrían definir como magdalenas gigantes, rellenas de todos lo sabores que uno se puede llegar a imaginar.

Para conocer mejor la provincia de Girona

Print Friendly, PDF & Email

Tags: ,




Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top