Villacarrillo: Uno de los rincones más escondidos de Jaén

Villacarrillo en Jaén - Iglesia de la Asunción

Entre el mar de olivos y el manto verde que tiñe la provincia andaluza de Jaén se esconde uno de los mayores tesoros: Villacarrillo. Una pequeña localidad que junto a cuatro pedanías constituye uno de los puntos de encuentro mejor localizados dentro de la provincia jienense.

Viajar siempre es una de las opciones favoritas y más demandadas a nivel nacional e internacional. No es discutible que en medio de la rutina, el estrés y el cansancio del día a día entre tráfico y coches, uno de los pensamientos típicos de cualquier persona son las vacaciones. Salir de la ciudad habitual de residencia y perderse para conectar con uno mismo y con la naturaleza es el plan más deseado durante el año. No obstante, siempre existe esa duda entre elegir turismo de interior o exterior.

Los destinos vacaciones por excelencia son playas paradisiacas y ciudades llenas de vida. Es cierto que gran parte de los turistas, aunque quieran desconectar acaban priorizando una ciudad grande llena de planes, monumentos, grandes centros comerciales, buena conexión a Internet para disfrutar de las mejores ruletas online casino777, restaurantes estrella Michelin o hoteles de lujo. Pero, en los últimos años, el turismo de interior ha empezado a ganarle juego al turismo de playa, especialmente para las escapadas de otoño e invierno.

Jaén, paraíso interior

Aunque dentro de Andalucía puede parecer la provincia olvidada, la realidad es que Jaén es reconocida como «Paraíso de Interior». Un lugar lleno de cultura, historia, vida que enamora a quien la visita solo por la alegría, el carisma y la cercanía de sus ciudadanos. Jaén esconde historia en cada una de sus esquinas. Desde los pequeños pueblos y hasta las grandes ciudades llenas de monumentos que visitar y que son considerados únicos en todo el mundo. Además, Jaén es famosa en la comunidad de Andalucía por sus castillos, fortificaciones que generación tras generación siguen captando la atención de los turistas.

Son muchos los pueblos famosos de la provincia, desde la famosa Úbeda y Baeza que son reconocidas como Patrimonio de la Humanidad, o Linares la que puede decirse que es la hermana gemela de la capital de provincia. Pueblos muy conocidos dentro de la historia y la arquitectura, porque albergan las parroquias, iglesias, museos y centros culturales más bonitos de Jaén.

Villacarrillo: Pueblo de aceite y fe

A menos de una hora de Jaén capital está Villacarrillo. Esa localidad dibujaba en forma de línea recta que atraviesa de punta a punta un pueblo lleno de color, de vida, de arte, de cultura y de oración. Villacarrillo es ese lugar donde todo el mundo tiene hueco, sobre todo por la diversidad de opciones culturales y festividades que alberga.

Los propios villacarrillenses no podrían elegir entre la Feria de Villacarrillo y sus tradicionales encierros al más puro estilo de Los sanfermines de Pamplona; el tradicional encendido de luces y los fuegos artificiales que ponen la mayúscula y el punto final de las fiestas o la verbena colorida que llena de vida el pueblo y sus alrededores.

Además, en Villacarrillo sobra arte. Muchos de sus ciudadanos participan en alguna actividad cultural, ya sea mediante representaciones teatrales o mediante grupos musicales. Como no podría ser de otra forma siendo de Andalucía, el flamenco es uno de los fuertes de Villacarrillo. En un pueblo tan pequeño, si se compara con otras provincias, hay dos coros rocieros y un grupo flamenco que año tras año alegran las fiestas de Villacarrillo.

Parroquia Nuestra Señora de la Asunción: Vandelvira

Villacarrillo es fiesta, pero también es sabiduría e historia. De hecho, Villacarrillo es muy conocido por la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, del famoso Andrés de Vandelvira, que podéis ver en la foto superior. Un monumento que fue declarado Monumento Nacional en 1931 y que esconde en su interior restos de pinturas y arqueología de la propia guerra, desde el retablo hasta los techos de la iglesia.

La iglesia, más conocida entre los habitantes como “La Asunción”, alberga todas las imágenes procesionales. En Villacarrillo uno de sus bienes más preciados es la fe y la oración, que se vive con ímpetu en Semana Santa y en festividades tan populares como el Corpus Christi, donde los vecinos adornan las calles para acoger el paso de la custodia. Una festividad muy conocida en otras ciudades como el Corpus de Granada.

Los refugios de la guerra: historia de Villacarrillo

Villacarrillo fue esa localidad preparada para los peores tiempos bélicos. En 1937 construyeron unos refugios antiaéreos de 300 metros de galerías que se encuentran debajo de la propia parroquia. Algo muy común en la época, al pensar que el bando del frente preservaría espacios de culto y colegios. Tras décadas cerrados, el Ayuntamiento de Villacarrillo decidió abrir estos refugios como enclave turístico que ha formado parte de la historia del pueblo.

Tal es la importancia de la historia del pueblo que a las puertas del 2000, un grupo de mujeres y hombres de Villacarrillo emprendieron un proyecto para reflejar las mejores historias, anécdotas, cultura y reflexiones del pueblo. El único objetivo era que Villacarrillo siga haciéndose hueco en España generación tras generación. Una actividad que ha premiado a muchos de sus colaboradores como a Ginés Torres en honor a la trayectoria de la Asociación.

La cuna del oro líquido: el aceite de oliva virgen extra

Entre olivares y paisajes verdes, Villacarrillo tiene entre sus calles la almazara de aceite más grande de todo el mundo, la Cooperativa Agrícola Nuestra Señora del Pilar. Y es que bien es sabido que Jaén es rico en aceite, pero quién diría que una localidad de poco más de once mil habitantes fue pionera en aceite de oliva, uno de los bienes más preciados en la actualidad y de los que más se ha visto perjudicado respecto a la inflación.

En esta cooperativa se han producido más de 13.500 toneladas de aceite en cada campaña de aceituna, lo que viene a ser una facturación de más de treinta millones de euros. Un impulso a la economía del pueblo, ya que temporeros de alrededor se registran como socios en la cooperativa de Villacarrillo.




Top