El Templo de Debod en Madrid

Templo de Debod

A cinco minutos de la Plaza de España, un paseo por el Parque del Oeste madrleño nos puede ofrecer unas hermosas vistas de la ciudad, además de mostrarnos una de las sorpresas más inesperadas para cualquier visitante a Madrid. Si bien es inexcusable una visita al Palacio Real, a la Gran Vía o la Plaza de Toros de las Ventas, por poner tres ejemplos, el templo egipcio de Debod es otro de esos lugares en los que la historia de España se nos ofrece cuanto menos diferente.

Construido hace 2200 años, el Templo de Debod fue donado a España por Egipto en 1968. Originalmente fue construido en el pueblo nubio de Debod en honor de los dioses Amón e Isis. La estructura original fue mandada construir por el rey Adijalamani Meroe. Los reyes de la dinastía ptolemaica ampliaron la capilla mediante la adición de cámaras para el templo. Incluso emperadores romanos como Augusto ayudaron a completar la construcción de este templo.

En 1960 la construcción de la gran presa de Assuán amenazó el Templo de Debod. La UNESCO hizo un llamamiento para ayudar a salvar cualquier monumento arqueológico cerca de la presa. España respondió salvando los templos de Abu Simbel en Namibia, y en 1968 el gobierno egipcio quiso agradecer la colaboración española donándole el Templo de Debod.

Fue situado en el Parque del Oeste y abierto al público en 1972. El templo no es muy grande ni muy alto, pero realmente es impresionante. Está situado en un hermoso parque que, a primera vista, parece un poco lejos de la ciudad. Sin embargo, en el horizonte de Madrid puede verse el Parque del Oeste, y al otro lado se eleva el maravilloso templo.

Vista del Templo de Debod

El interior del templo quizás sea incluso más espectacular que su exterior. Al entrar nos encontraremos con una pared llena de jeroglíficos y dibujos de faraones. Se permiten hacer fotos, pero sin flash, así que no olvidaros traeros la cámara.

La sala de la izquierda nos muestra los restos de una antigua entrada. Siguiendo la entrada principal veremos un pasillo con paredes de piedra grabada con jeroglíficos antiguos. La habitación es oscura, aunque suele haber focos de iluminación. Hay pequeños carteles que nos explican el significado de los jeroglíficos.

Este tesoro egipcio ha sobrevivido durante más de 2200 años y narra la historia del antiguo Egipto. Es realmente asombroso contemplar parte de la rica civilización de nuestra historia antigua. Y lo tenemos tan cerca, en Madrid. Un lujo al alcance de cualquiera.

Tags: , ,

Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top