La Ruta del Románico en Aragón

Monasterio de Santa Maria de Obarra

A comienzos del siglo XI, en el viejo condado de Ribagorza y en la región aragonesa de Sobrarbe, se comenzó a usar un estilo arquitectónico que floreció con sus propias características populares. Este estilo fe llamado románico lombardo, y se considera el primer vestigio del románico en Aragón. Es por ello que desde aquí queremos haceros un recorrido muy interesante por el románico aragonés.

Empezamos en el pequeño pueblo de Obarra, en el valle del río Isábena, fácilmente accesible desde Graus. Aquí visitaremos sin duda alguna el antiguo Monasterio de Santa María de Obarra, que se remonta ni más ni menos que al siglo IX. Más tarde nos acercamos a la Iglesia de Santa María, ejemplo perfecto del estilo lombardo. Data del primer tercio del siglo XI, y tiene planta basilical con tres naves. A pocos metros de allí se halla la Ermita de San Pablo, que en realidad formaba parte del Monasterio.

De allí nos dirigimos al conocido pueblo de Roda de Isábena, en el mismo valle del Isábena, antigua sede del obispado de Ribargoza, y hoy declarado de Interés Cultural. La antigua catedral de Roda data del siglo XI, aunque su construcción duró más de dos siglos. El edificio tiene tres naves, con tres ábsides en la cabeza. Bajo el retablo mayor, en la cripta, se halla el sarcófago de San Ramón, obispo de Roda, así como el sarcófago de San Valero, obispo de Zaragoza. El claustro de la catedral es del siglo XII.

A través de la carretera N-230 llegamos hasta Alaón. Aquí visitamos el antiguo monasterio benedictino, fundado en el siglo IX. La Iglesia de Santa María, del siglo XIII, pertenecía al propio monasterio, y se considera Bien de Interés Cultural. La iglesia tiene influencias del estilo románico lombardo. El monasterio ha ejercido gran influencia en la vida religiosa, cultural y política de la región. Su estructura sirvió de modelo para otros edificios.

No podemos olvidar en este recorrido la ciudad de Ainsa, declarada de Interés Cultural debido a su belleza. Se halla en el corazón de la región de Sobrarbe, y su casco antiguo, rodeado de murallas, conserva todo su sabor medieval, con calles y edificios antiguos. Su Iglesia de Santa María fue construida entre los siglos XI y XII, y es una obra románica de una sola nave. La cripta y el claustro son de gran interés. La gran torre cuadrada habla de su función defensiva en la época medieval.

Otros lugares que debéis visitar en esta ruta es Luzas, con su iglesia declarada de interés cultural, o Capella, con la Iglesia de San Martín, su puente medieval y la Ermita de Nuestra Señora del Plan. Además os recomendamos conocer Montañana, Pano y su Ermita de San Antón, y La Puebla de Castro, con la Ermita de San Román de Castro del siglo XII.

Tags:

Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top