Yacimientos arqueológicos en Menorca

Naveta des Tudons

Podría ser en estas fechas que corren un destino ideal de vacaciones de playa, pero Menorca tiene mucho más. Con su rica y variada historia, la isla tiene mucho que ofrecer en cuanto a cultura. Tanto es así que tiene muchísimos rincones ligados a la prehistoria. Lugares arqueológicos que sorprenderían al mismísimo Indiana Jones.

Playas, mares azul turquesa… Algunas veces necesitamos un descanso de tanta playa. Una de las actividades que os proponemos en la islaes visitar sus numerosos restos arqueológicos. De hecho, pocos lugares de España reúnen tantos lugares juntos como esta isla. Los amantes de la historia descubrirán un mundo completamente diferente. Podríamos decir con claridad que es la otra Menorca.

– La Necrópolis de Cala Morell

Se trata de catorce cuevas excavadas en un acantilado junto al pequeño puerto de Cala Morell, y conforman una de las necrópolis más grandes y espectaculares de la isla. Fue utilizado como cementerio hasta el siglo II. El asentamiento cuenta con columnas, patios, y otros detalles de la arquitectura típica de Menorca. Cuevas excavadas por el hombre y no por la naturaleza.

– La Naveta des Tudons

Se trata de un intrigante tipo de enterramiento, exclusivos de esta isla. Naveta significa pequeño barco, y la construcción de la piedra tiene esta forma tan peculiar. Aunque tienen más de 3000 años, se hallan en perfecto estado de conservación, y posiblemente sean el mejor yacimiento prehistórico de las Baleares. Cuenta la leyenda que fueron construidas por dos gigantes que se disputaban el amor de una joven.

– Talatí de Dalt

Situado a pocos minutos de la ciudad de Mahón, Talatí de Dalt es uno de los poblados prehistóricos más importantes de Menorca. Construido a finales de la Edad de Bronce, el pueblo experimentó la influencia de romanos y musulmanes. Su actividad llegó a su punto máximo entre los siglos II y IC a.C, con el comercio fenicio en Menorca.

– Trepucó

Trepucó es otro asentamiento prehistórico a dos kilómetros de Mahón. Originalmente amurallado, se extendió a través de 5000 kilómetros cuadrados. Fue violentamente atacado durante la Segunda Guerra Púnica, pero hoy conserva muchos restos por visitar. Muchas de sus casas están muy bien conservadas. Los enseres domésticos encontrados aquí se exponen en el Museu de Menorca.

– Torre d’en Galmés

Este asentamiento se halla en la cima de una colina, cerca de la playa de Son Bou y con unas preciosas vistas a la costa sur de la isla. Esta posición estratégica tenía función defensiva. En días despejados se puede ver desde ella las montañas de Mallorca y gran parte de la costa sur de Menorca. Torre d’en Galmés está lleno de misterios, por lo que os recomendamos una visita a su centro de visitantes.

Tags:

Imprimir


También te interesará...

2 comentarios

Comments RSS

  1. Moving dice:

    Quizás esta sea una de las grandes ventajas de esta isla, que además de disfrutar de las playas, que son maravillosas todo hay que decirlo, también existe la posibilidad de visitar otros lugares más culturales o de ocio. Es una muy buena opción como lugar de vacaciones.

  2. toniespi dice:

    Menorca es una pasada, no tiene nada que envidiar a cualquier destino turístico, lo tiene todo. historia, tradiciones, cultura, artesania, playas, calas…

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top